El Gobierno aplaza solo hasta el 20 de mayo el pago de impuestos para pymes y autónomos

Afectará a 3,4 millones de contribuyentes con una facturación inferior a los 600.000 euros


La Voz

En tiempo de descuento, literalmente. Así ha llegado el último balón de oxígeno del Gobierno a las pymes y autonómos, en forma de aplazamiento -un mes, hasta mayo- del pago de los impuestos que, como el IVA trimestral, el abono fraccionado de Sociedades y el IRPF, vencían este mes. Para aquellos contribuyentes que tuvieran domiciliado el abono de los tributos y que, en consecuencia, los verían cargados este mismo miércoles en su cuenta, el Ministerio de Hacienda ha confirmado que también se les aplicará automáticamente la prolongación del plazo, de forma que no tendrán que pagar tampoco hasta el 20 de mayo.

Esta nueva moratoria, sin embargo, no cumple las expectativas de los colectivos a los que va dirigida, cuyas organizaciones sectoriales consideran que es insuficiente y que «llega tarde». De hecho, dado lo improbable de que la situación económica se normalice a corto plazo, tanto la patronal de la pequeña y mediana empresa (Cepyme) como los colectivos de autónomos reclaman que el aplazamiento de los tributos se retrase al menos hasta julio, algo que el Ejecutivo no contempla.

Frente a las críticas, la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, quiso ver el vaso medio lleno y destacó las bondades del aplazamiento: según sus cálculos, facilitará las obligaciones tributarias a 3,4 millones de pymes y autónomos, que dispondrán de 3.558 millones de euros de liquidez añadida. Los detalles de la nueva moratoria, a continuación.

¿Quiénes pueden acogerse?

El decreto aprobado por el Consejo de Ministros recoge que podrán hacerlo los contribuyentes con una facturación de hasta 600.000 euros. Tendrán de plazo hasta el 20 de mayo para presentar las declaraciones de impuestos (IVA, IRPF y Sociedades) correspondientes al mes de abril, que expiraba el próximo lunes 20, salvo para las domiciliadas, que vencía este miércoles. Para estas últimas, la prórroga se amplía al 15 de mayo.

Precisamente quienes tienen domiciliados los tributos temían que este miércoles volviera a ocurrir lo mismo que ya pasó con las cuotas sociales de marzo, cargadas indebidamente pese a la aprobación in extremis de moratoria, y así lo denunciaron las organizaciones de autónomos. Sin embargo, en esta ocasión Hacienda se ha anticipado y «todos los cargos se realizarán el 20 de mayo, con independencia del momento de la presentación, lo que incluye las declaraciones presentadas antes del 15 de este mes».

¿Qué impacto tiene en el tejido empresarial?

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Montero subrayó que esta nueva medida muestra el «compromiso» del Gobierno con pymes y autónomos, que conforman el grueso del tejido productivo del país, ya que beneficiará a 3,4 millones de contribuyentes, que son el 95 % del total de empresas que debían presentar su declaración tributaria en abril. «En la práctica, la moratoria supone una liquidez de 3.558 millones para pymes y autónomos», aseveró.

La asociación de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) estima que el nuevo retraso fiscal aprobado se traducirá en una reducción del 32 % en los ingresos correspondientes a abril. Consideran «positiva» la medida y califican de «relativo» su impacto, ya que deja fuera a las 200.000 empresas que facturan entre 600.000 y seis millones de euros, y a las grandes compañías.

Desde el ministerio destacaron que el aplazamiento a mayo también pretende dar más margen a los gestores y asesores fiscales para recopilar la información precisa para cumplir con las obligaciones fiscales de sus clientes, dadas las dificultades que el confinamiento supone para ello, tal y como trasladaron al Ejecutivo las organizaciones profesionales citadas.

¿Resuelve la asfixia de pymes y autónomos?

No, como no se cansan de repetir ambos colectivos, que critican la lentitud de respuesta del Gobierno. Tanto es así, que otras medidas paliativas anunciadas días atrás por la ministra Montero volvieron a caerse de la mesa del Consejo de Ministros. Es el caso de los cambios en el impuesto de Sociedades —que la titular de Hacienda no llegó a concretar— o de la posibilidad de que los autónomos que actualmente tributan por el sistema de módulos puedan hacerlo temporalmente por sus ingresos reales, muy mermados debido a la emergencia sanitaria.

¿Y los aplazamientos?

Hacienda recuerda que la moratoria fiscal se suma a la posibilidad de aplazar el pago de impuestos hasta un máximo de 30.000 euros durante seis meses (los tres primeros sin intereses), que fue una de las primeras aprobadas por el Gobierno para aliviar el impacto de esta crisis sobre autónomos y pymes. Montero subrayó que son potenciales beneficiarios el 99,8 % de los autónomos y el 94 % de las pymes. A quienes ya hayan solicitado dicho aplazamiento fiscal, la Agencia Tributaria les ampliará automáticamente el plazo para adaptarlo a la moratoria de mayo.

Ayudas al alquiler de vivienda

El Gobierno también aprobó este martes un aumento del techo de gasto del Ministerio de Transportes para hacer frente a las ayudas al alquiler de viviendas aprobadas para las personas que tienen dificultades para atender el pago de la renta por la crisis. Con este aumento de los límites, el departamento podrá tener mayor margen para recurrir al mercado financiero y firmar créditos y contar con anualidades para devolverlos. Tal y como detalló Montero, estas ayudas beneficiarán a unas 450.000 personas.

El plan de ayudas al alquiler, comprende varias medidas entre las que se encuentra una línea de créditos avalados por el Estado a través del ICO a la que se pueden acoger aquellos inquilinos de pequeños propietarios de pisos con problemas para atender el pago del alquiler. También contempla medidas de flexibilidad en el pago o reestructuración de la deuda para los arrendatarios de grandes propietarios o empresas.

Las cifras de las medidas ya aprobadas

La ministra portavoz aprovechó la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este martes para dar cuenta de algunas de las cifras que maneja ya el Gobierno sobre los planes aprobados anteriormente. 

Líneas del ICO. Según las cifras presentadas este martes por María Jesús Montero, se han aprobado ya un total de 48.542 operaciones avaladas por el Estado dentro de las líneas de crédito del ICO. 

Cese de actividad. La Seguridad Social ha registrado 941.000 solicitudes para cobrar la prestación por cese de actividad o descenso de un 75 % en la facturación. Según las palabras del Gobierno son casi 780.000 autónomos los que han recibido la conformidad y este mismo viernes recibirán dicha prestación.

Bajas por enfermedad. Todos los trabajadores contagiados por el virus o que tengan que permanecer en cuarentena cobrarán una baja por enfermedad asimilada como un accidente de trabajo. De esta prestación ya se han beneficiado 368.048 trabajadores.

ERTE. Un total de 396.000 autónomos y empresas han quedado exonerados de abonar las cotizaciones de sus trabajadores al haberse acogido a un ERTE.

Bono social eléctrico. Cerca de 17.000 hogares se incorporaron al bono social eléctrico durante el estado de alarma. Con estos últimos datos, en total disfrutan de esta ayuda en la factura de la luz 1,3 millones de usuarios. 

Con estas cifras sobre la mesa, la ministra considera que «las medidas están resultando operativas y satisfactorias para muchas empresas». 

El FMI prevé que el PIB español se desplome un 8 % en el 2020 por el coronavirus y que el paro llegue al 20,8%

La Voz
WORLD BANK

La economía mundial se contraerá un 3 % lastrada principalmente por la caída de EE.UU., del 5,9 %, y el abrupto frenazo de China, que apenas crecerá el 1,2 %

Un «desastre insólito». Es la previsión que ha lanzado este mediodía el Fondo Monetario Internacional (FMI) para las economías globales a consecuencia de la pandemia del Covid-19. El Producto Interior Bruto (PIB) mundial retrocederá un 3 %. Una cifra modesta si se compara con el impacto que tendrá el confinamiento y el parón empresarial en España. El colapso de su economía será de proporciones nunca vistas desde la Guerra Civil.

El escenario base del organismo estima una destrucción del 8 % del Producto Interior Bruto (PIB) español este año, arrastrando consigo docenas de miles de empleos e induciendo quiebras empresariales nunca vistas desde la crisis del 1929. España será la segunda potencia del euro que más problemas atraviese, con una cifra de desempleo que superará el 20 %. Solo Italia experimentará una mayor contracción (-9,1 %). Hay varios factores que explican esta erosión. Según sostienen los expertos del FMI, Europa se ha visto especialmente golpeada por el virus y los países más dependientes del sector turístico y hostelero, cerrados a cal y canto, sufrirán en consecuencia mayores pérdidas por el confinamiento y el previsible levantamiento escalonado de las restricciones que podría alargar su reactivación.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Gobierno aplaza solo hasta el 20 de mayo el pago de impuestos para pymes y autónomos