El lío de Yolanda Díaz para explicar las cifras de destrucción de empleo

La ministra de Trabajo tuvo que aclarar en varias ocasiones cuál era la diferencia entre parados y trabajadores afectados por ERTEs


Esta mañana, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, tenían que dar una de las noticias más devastadoras de los últimos años desde el punto de vista laboral: los peores datos de paro y destrucción de empleo de toda la serie histórica. Ni siquiera en el peor estadillo de la crisis financiera del 2008 se había visto una evolución negativa tan rápida. Si en enero del 2009 subían en casi 200.000 personas el número de parados, ahora han sido 300.000 quienes han perdido su empleo. A ello hay que sumar todas las personas afectadas por ERTEs, de modo que el número de empleados que no trabajan asciende a 900.000.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha intentado diferenciar durante la rueda de prensa de esta mañana esas dos realidades: la de la gente despedida de sus puestos de trabajo y la gente afectada con un ERTE, que pertenecen a un limbo laboral en el que cobran prestación por desempleo sin perder su vinculación laboral con la empresa. Pero, a la hora de explicarlo, la integrante de Unidas Podemos se ha hecho un lío, que la ha llevado a titubear y buscar la ayuda de su compañero, el titular de la cartera de Seguridad Social.

«Los ERTEs no son parados, los ERTEs los hemos hecho para no destruir empleo», decía, mientras mencionaba una y otra vez el visto bueno de la Comisión Europea a la estrategia del Gobierno en este sentido. «Es, digamos, como una especie de dique que impide que se despida a la gente», y continuaba diciendo que «los ERTEs no son paro, piensen que computan, están de alta, ¿de acuerdo? Por tanto, no están en el paro».

«Y luego hay dos datos en el ERTE. Un primer dato que es la empresa, imagínense una empresa equis, cualquiera, presenta un ERTE, y eso es lo que hemos dicho que las Comunidades Autónomas nos dicen, las que dan los datos, que tenemos expedientes de empresas hasta un total de 235.000 ERTEs de empresas, no de trabajadores», decía la ministra, que, a juzgar por sus gestos, tenía una actitud entre pedagógica, irritada y desesperada. Sin embargo, a partir de aquí comenzaba su lío dialéctico y de cifras: «Pero el SEPE tiene un dato a día de hoy que de esos ERTEs que tenemos administrativamente gestionados, tenemos 620.000 personas (ahora son los trabajadores, la parte física del ERTE), personas que ya tienen el reconocimiento de la prestación pública de desempleo más allá de los dos cientos treinta... trescientos... dos millones, perdón, 331.000 personas, que, a día de hoy, les hemos reconocido su prestación pública por desempleo».

En ese momento, volvía a pedir la mediación del ministro Escrivá, que empezaba a echarle una mano, pero la ministra de Trabajo continuó hablando y mostrando, esta vez, un tono condescendiente e irónico con las dudas de la prensa.

«Yo sé qué esto tiene, requiere mucha, tiene mucha dificultad. Yo creo que en este país los niños y las niñas a partir de ahora ya van a saber lo que son los ERTEs», zanjaba el tema.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El lío de Yolanda Díaz para explicar las cifras de destrucción de empleo