Microcréditos sin intereses para quienes no puedan pagar el alquiler

e. m. MADRID/COLPISA

ECONOMÍA

ÁNGEL MANSO

El Consejo de Ministros presentará el martes una propuesta que rondará los 100 millones de euros en líneas de ayuda que darán los bancos.

28 mar 2020 . Actualizado a las 22:30 h.

La última semana se ha debatido cómo establecer una ayuda a los inquilinos que por la crisis del coronavirus no pudieran hacer frente al pago del alquiler, pero sin perjudicar a los propietarios. Finalmente la fórmula elegida por el Gobierno, y que llevará el próximo martes al Consejo de Ministros, es la concesión de microcréditos por parte de los bancos a tipo de interés cero para quien no puedan pagar la renta de su casa, según han confirmado fuentes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. El plan del Ejecutivo supone la concesión de «alrededor de 100 millones de euros» en préstamos sin intereses que darán los bancos. La línea de ayuda será finalista, es decir, solo se podrá usar la concesión de ese crédito para pagar el alquiler. Queda por confirmar qué cantidad se podrá dar a cada inquilino como máximo.

Lo que sí está aclarado es que el período de devolución será de seis años y que, si una vez cumplido, el inquilino no ha podido devolverlo, será el Estado quien pague el crédito mediante el fondo del Plan de Vivienda. A través de este mecanismo, se descarta la suspensión del pago de los alquileres que requería la compensación a los arrendadores. Desde la vicepresidencia de Pablo Iglesias se proponía la suspensión durante dos meses para personas que hubieran sido perjudicados con un ERTE, autónomos y propietarios de pymes afectados por la crisis del coronavirus. Pero para no perjudicar a los propietarios, la propuesta incluía una compensación económica según la cantidad de inmuebles que se tuvieran en alquiler: en el caso de quienes poseyeran hasta dos arrendados, la compensación sería del 100 %, mientras que los que tuvieran más más de ocho, recibirían solo el 5 %. El objetivo era compensar a los arrendadores particulares, no a los grandes tenedores, bancos o fondos de inversión.