Las gestorías administrativas mantienen su actividad como servicio esencial

El inicio del calendario fiscal, en abril, no se verá afectado por las nuevas medidas del Gobierno para luchar contra el coronavirus


Este sábado el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, anunció en una rueda de prensa una nueva serie de medidas más restrictivas para luchar contra el COVID-19. El Ejecutivo ha dispuesto que «todos los trabajadores de actividades no esenciales deberán quedarse en casa durante dos semanas como lo hacen el fin de semana».

La medida no afectará a una serie de profesionales entre los que se encuentran «las personas trabajadoras que presten servicios en gestorías administrativas y de graduados sociales, asesorías, despachos profesionales, servicios ajenos y propios de prevención de riesgos laborales y, en general, aquellas dedicadas a la actividad de asesoramiento legal, fiscal, empresarial y sociolaboral o a la defensa de los intereses de las personas consumidoras». Esta decisión está pendiente de ser publicada en el BOE.

Desde que se puso en vigencia el estado de alarma, la carga de trabajo que tienen en este sector ha aumentado de una forma exponencial. Algunos afirmaban esta semana estar desbordados ante las tramitaciones de ERTE: «Le damos prioridad a la regulación de empleo sobre la tramitación de las ayudas para los propios autónomos. Es más urgente liberarles de la carga de personal. Pero soportan tanta tensión que algunos no lo entienden y tenemos muchas discusiones. Y el IVA es una tensión más», apuntaban desde una gestoría. Estos profesionales son fundamentales a la hora de gestionar cualquier tipo de formulario administrativo o prestación, entre otros.

Con el inicio del mes de abril los trabajadores de las gestorías tendrán que sumar la presentación de la autoliquidación del IVA recaudado en el primer trimestre del 2020 por parte de los autónomos así como en las retenciones de los trabajadores, retenciones e ingresos a cuenta por arrendamientos de inmuebles urbanos y pagos fraccionados del IRPF. Las nuevas restricciones no afectarán ni interrumpirán el calendario fiscal establecido por el Ejecutivo español. El próximo día 20 de abril los autónomos están obligados a presentar estas declaraciones y, si lo hacen fuera de plazo, «deberán pagar un recargo si lo realizan de manera voluntaria, o con una sanción del importe de la declaración a pagar, si es por requerimiento de la Agencia Tributaria», explicaban desde APE Galicia.

Por todo ello, asesorías y gestorías tendrán que mantener su actividad para evitar el colapso administrativo.

Hacienda no da tregua y obligará a los pequeños negocios a liquidar sus impuestos en abril

G. Lemos

El fisco argumenta que ha aprobado una moratoria que permitirá aplazar los pagos tres meses sin intereses

De la expectación a la frustración. Pymes y autónomos esperaban que el Consejo de Ministros lanzase ayer algún nuevo guiño que hiciese algo más llevadera su situación financiera, más que precaria por los cierres forzados por la alerta sanitaria y la caída en picado de la demanda. En concreto, en algunos círculos profesionales, como los de los gestores administrativos y asesores fiscales, se intuía que Hacienda podía dar su brazo a torcer y ampliar el plazo de presentación de impuestos.

Nada más lejos de la realidad. La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, no hizo ni una referencia al término de la reunión a esa posible extensión de plazos, que tampoco aparece en la referencia de la misma. El fisco mantiene así, sin cambios un calendario que, entre otras obligaciones, forzará a los autónomos a presentar su declaración trimestral del IVA antes del próximo 20 de abril, lo que no parece fácil.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Las gestorías administrativas mantienen su actividad como servicio esencial