«La burocracia nos está matando de hambre», clama el sector turístico gallego

El cierre de los alojamientos, menos 157 de guardia, afecta a 120.000 trabajadores

Cesáreo Pardal preside el Clúster de Turismo de Galicia
Cesáreo Pardal preside el Clúster de Turismo de Galicia

redacción / la voz

Todos los alojamientos turísticos del país deberán cerrar sus puertas este jueves por orden del Gobierno, que les concedió una semana para ir recogiendo los bártulos. Pero algunos quedarán de guardia durante el estado de alarma para acoger, de forma gratuita, a un sinfín de colectivos que desempeñan trabajos en servicios declarados esenciales para mantener vivo el país. En Galicia serán 157 establecimientos, repartidos en 63 ayuntamientos, que se han ofrecido voluntarios. El Gobierno central publicó este miércoles una primera lista oficial con 37 establecimientos, pero la Xunta lo amplió horas después hasta un total de 157.

En ellos encontrarán su hogar estas semanas trabajadores desplazados que presten servicios esenciales, colectivos de especial vulnerabilidad social, como personas sin hogar, en exclusión social y víctimas de violencia de género, o ciudadanos en tránsito, detalló la Consellería de Cultura. También permanecerán de guardia aquellos que albergan huéspedes durante todo el año, que los hay. Según la Xunta, hay 829 clientes de ese tipo afectados por el cierre generalizado de hoteles, pero que podrán permanecer alojados.

El 50 % del sector en Galicia está compuesto por autónomos que «están abandonados»

La paralización del sector turístico gallego es casi total. Cesáreo Pardal, presidente del Clúster de Turismo de Galicia, explicó que la mayor parte de los alojamientos ya están parados desde hace días. Aunque no maneja datos concretos sobre cuántos presentarán un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), calcula que la paralización del sector turístico gallego ha tocado a unos 120.000 trabajadores de forma directa, sin contar con los que se podrían haber contratado en Semana Santa (el año pasado fueron alrededor de 7.000, según Pardal). La mitad de todos ellos se han ido a la calle, pues son los asalariados de los autónomos, añade.

Agencias de viajes y guías turísticos

A Pardal, los negocios que más le preocupan son las agencias de viajes y los guías turísticos. ¿Por qué? Precisamente porque son autónomos. El presidente del Clúster destaca que el 50 % del sector en Galicia está compuesto por trabajadores por cuenta propia que «están abandonados». Porque, añade, las medidas de alivio del Gobierno para este colectivo serían suficientes si fueran efectivas y se llevasen a cabo. Pero, en cambio, «la burocracia nos está matando de hambre», reconoce con contundencia Pardal. Y es que «los gestores están desbordados, hay que hacer la declaración de IVA a finales de mes, cuando deberían aplazar todas las obligaciones fiscales».

«Nos va a salvar el verano»

El Clúster reclama exenciones fiscales para los autónomos durante el tiempo que se prolongue el cierre de los establecimientos. Además, Pardal recuerda que en una reunión con el conselleiro de Turismo, Román Rodríguez, acordaron que lo mejor para el país era ordenar el cierre para el sector. Ocurrió el día anterior a que se decretase el estado de alarma, que, de momento, parece que durará hasta el 12 de abril.

Todas las esperanzas puestas en el verano

Los negocios turísticos gallegos dan más que por perdido el balón de oxígeno que supone cada año la Semana Santa, pero no el verano. Cesáreo Pardal cuenta con que el sector pueda recuperar aire para esos meses. «Nos va a salvar el verano, el turismo de cercanía y nuestros vecinos de Portugal, que siempre nos olvidamos de ellos», augura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«La burocracia nos está matando de hambre», clama el sector turístico gallego