Antonio Garamendi: «Si se hubiera derogado la reforma laboral, todo sería más complicado»

El presidente de la CEOE augura una caída de ventas de 70.000 millones, pero dice que estamos más preparados para esta crisis que en el 2008


madrid / colpisa

A pesar del momento excepcional que vive el país, se muestra sereno. En apenas año y medio al frente de los empresarios, ya ha vivido dos Gobiernos diferentes, dos elecciones generales y, ahora, una crisis que está poniendo patas arriba la economía. Todas las fuerzas de Antonio Garamendi (Getxo, Vizcaya, 1958) se concentran ahora en proteger a las compañías y a los trabajadores de sus efectos.

-Las noticias sobre el coronavirus se recrudecen. ¿Qué impacto tendrá en la economía?

-Esto no es una crisis convencional, es una crisis nueva. Tenemos la incertidumbre de saber cuánto va a durar. Los ERTE se han disparado, pero se protege a las personas y a las empresas. Es la única manera de preservar el empleo y la economía hasta que el país se ponga en marcha.

-Elogió las medidas del Gobierno, pero ¿llegan con retraso?

-Hubiéramos preferido algunas medidas antes. Pero esta es una crisis sin precedentes y su gestión entendemos que no es fácil. No es momento de críticas, sino de poner el hombro y echar una mano.

-¿Qué medidas echan en falta?

-Estamos más por mejorar las que hay que por pedir nuevas medidas. En los ERTE esperamos que vayan con celeridad, porque es una medida muy importante que salva a la empresa y a la vez protege a los trabajadores. Estamos hablando de medidas excepcionales en un tiempo excepcional. Esto no va a estar así toda la vida. En el tema de los avales, nos gustaría que las líneas de crédito estuvieran cuanto antes encima de la mesa, el lunes o el martes.

-¿Son suficientes esos 100.000 millones de avales?

-Está dentro de lo razonable, pero si esto se alarga habrá que tomar medidas más agresivas.

-Los autónomos se han enfadado. ¿Los han dejado en la cuneta?

-No, sinceramente. Creo que los autónomos también están protegidos. Se ha planteado un ERTE en el caso de que tengan empleados o incluso el derecho a una especie de paro en caso de cese de actividad.

-¿Les preocupa que los trabajadores ejerzan su derecho a elegir horario o reducir la jornada en este periodo?

- Hay que conjugar la salud de las personas, algo que nadie discute, con que las empresas no paren. ¿Qué pasa con todo el sector industrial? Hay un punto intermedio entre que no estén al 100 % a que paren, pero hay medidas muy restrictivas para ir a trabajar.

-Manejará algún tipo de dato sobre el impacto de esta parálisis de un mes.

-Puede haber una caída de facturación de las empresas españolas del orden de unos 70.000 millones de euros, lo que supone un 3 % del PIB. En cuanto esto pare, las empresas retomarán la actividad para poner en marcha al país rápidamente, porque aquí no sobra nadie.

-¿Nos ha cogido esta crisis más preparados que la de 2008?

-Infinitamente más preparados que en la del 2008. Uno de los temas que España ha hecho muy bien es la internacionalización. Ahora son 200.000 las empresas que exportan, antes eran 50.000; antes la aportación del PIB de las empresas era del 22 % y ahora es del 34.

-Es decir, que estaba más preocupado por la crisis económica del 2008.

-Sí. Esta crisis es un drama desde el punto de vista personal, pero desde el punto de vista económico, España está más preparada y su economía funcionando. No quita que tengamos unos meses en los que tendremos que ponernos las pilas para recuperar lo que hemos perdido.

-¿Se retomará la derogación de la reforma laboral tras este parón?

- Un día hace antiguo lo anterior. La tenemos aparcada. Siempre hemos dicho que consiguió que se crearan muchos puestos de empleo y que salvó a España de la crisis. Cuando acabe esto, volveremos a la mesa. Si se pretende cambiar, será más difícil crear ese empleo del que estamos hablando.

-De haberla modificado, ¿la gestión de la crisis sería más difícil?

-Sería todo más complicado, salvo que tomaran medidas urgentísimas. Nosotros pensamos que esa reforma fue buena para el país.

«Habrá que hacer unos Presupuestos expansivos para que la economía vuelva a crecer»

 

 

Tras las inyecciones masivas de dinero público, tocará ajustar las cuentas.

-¿Teme que el Gobierno les pase la factura con subidas de impuestos o cotizaciones?

-No lo sé. Está claro que habrá que hacer unos Presupuestos más expansivos para que la economía vuelva a crecer.

-¿Llegaron a un acuerdo con los sindicatos sobre las medidas. ¿Se repetirá?

-Se está demostrando que el diálogo social vale para algo. La paz social es la mejor infraestructura que tiene el país.

-¿Prevé problemas de financiación en las empresas?

-Ahora mismo no tiene ningún sentido la valoración de las empresas. La medida del Gobierno de que no todo el mundo pueda entrar en la compra de esas compañías es buena.

-También se ha aparcado la urgente reforma de las pensiones. ¿Está a favor de la mochila austríaca?

- El tema de las pensiones nos preocupa muchísimo. Habrá que sacar partidas que no tienen nada que ver con las pensiones y que tendrán que ir a través de los Presupuestos, como la orfandad y la viudedad. También introducir medidas correctoras para ver cuántos son los años que tenemos que pagar, el año en el que nos tenemos que jubilar... Porque, ¿qué es la mochila austríaca? ¿Que las empresas paguen aún más? Entonces no creo que sea una buena fórmula.

-¿Teme que al aumentar el déficit el mercado trate peor a los activos españoles?

-Lógicamente. Esto va a haber que protegerlo. Va a ser necesario pedir más dinero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Antonio Garamendi: «Si se hubiera derogado la reforma laboral, todo sería más complicado»