Lagarde: «Me preocupa la complacencia y la reacción a cámara lenta»

La presidenta del BCE urge a los países del euro a coordinar un plan ambicioso de estímulos fiscales


redacción / la voz

La política monetaria no es suficiente. Lo dijo Draghi y lo repitió ayer entre líneas su sucesora, Christine Lagarde: «Primero y sobre todo, necesitamos medidas fiscales», deslizó mientras las Bolsas entraban en una espiral depresiva. El mensaje iba dirigido a los Gobiernos de la UE, quienes a menudo tienen la tentación de recurrir a la magia del BCE para resolver los problemas del euro. Y el organismo dijo ayer basta. Sus esfuerzos, aunque escasos para la dimensión de la debacle financiera a la que se enfrenta la eurozona, no serán suficientes si las cancillerías no arriman el hombro: «Hasta ahora los esfuerzos fiscales de los Gobiernos equivalen a 27.000 millones de euros. Es un 0,25 % del PIB de la zona euro», se quejó antes de exigir a sus líderes una respuesta «colectiva y ambiciosa» como no se vio durante la crisis financiera. Los ojos de Lagarde están puestos en Berlín. El Gobierno alemán se resiste a aceptar una flexibilización de las normas fiscales en los países más endeudados como España o Italia.

Urgencia

«¿Le preocupa que aumenten la deuda?», le preguntaron ayer a Lagarde, quien no dudó en señalar: «Me preocupa más la complacencia y la reacción a cámara lenta». Ese es el ritmo con el que la UE está afrontando la crisis del coronavirus. Fráncfort insiste en la necesidad de actuar con urgencia, para no repetir los errores del pasado. Bruselas presentará hoy un paquete de medidas para flexibilizar los objetivos de déficit y deuda, pero los expertos de Oxford Economics creen que es «demasiado poco y demasiado tarde» para limitar los daños. No solo eso. Auguran que los países más conservadores, como Países Bajos o Alemania, bloquearán cualquier medida para extender un balón de oxígeno a las economías más cercadas por el virus. «La eurozona no está preparada para proporcionar una respuesta fiscal coordinada y contundente», aseguran. ¿Se acerca un escenario de recesión? Creen que sí y se encomiendan, una vez más al BCE, en el que no confían demasiado: «Algunos comentarios de Lagarde socavan los efectos del paquete. Parece cuestionar de forma implícita que el rol del BCE como prestamista de última instancia, algo que tuvo que matizar tras su comparecencia», critican.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Lagarde: «Me preocupa la complacencia y la reacción a cámara lenta»