Sánchez ofrece aplazar seis meses los impuestos y pide unos presupuestos de concertación

El Gobierno aprueba un respiro tributario de 14.000 millones para las pymes y adelanta otros 2.800 a las comunidades


La Voz

En la sala de prensa vacía de medios para evitar el riesgo de contagio del coronavirus, después de que unas horas antes se hiciera público que la ministra Irene Montero había dado positivo en la infección, el presidente del Gobierno compareció este jueves para anunciar «un primer paquete de medidas» económicas con las que hacer frente al impacto de la crisis sanitaria del COVID-19. Además de detallar la munición aprobada por el Ejecutivo vía decreto —básicamente préstamos y aplazamientos tributarios, no condonaciones, que no suponen gasto extra para el Estado—, Pedro Sánchez arrimó el ascua a su sardina y aprovechó la ocasión para hacer un nuevo llamamiento a los grupos parlamentarios para que respalden unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) «cada vez más urgentes».

Argumentó que disponer de ellos «facilitaría» la respuesta económica a esta emergencia. «Unos presupuestos que tendrán que ser no ya sociales, sino extra-sociales, porque deberán paliar los estragos de una emergencia que es sanitaria, pero también es económica. Si hace un mes unos nuevos presupuestos eran necesarios, la crisis que estamos atravesando los convierte en apremiantes», aseveró tras una reunión del consejo tan extraordinaria como anómala, ya que seis de sus ministros no estuvieron presentes y solo acudieron los imprescindibles para aprobar el plan de choque. Todos estaban a la espera de conocer los resultados de las pruebas a las que se sometieron después de la confirmación del contagio de la titular de Igualdad. Las principales medidas económicas, se detallan a continuación:

Moratoria fiscal: pymes y autónomos podrán aplazar el pago de 14.000 millones

Sánchez anunció una moratoria fiscal por la que pymes y autónomos podrán aplazar o fraccionar el pago de impuestos durante un período de seis meses, sin que se les penalice con interés alguno. Esto se traducirá en una inyección de liquidez de 14.000 millones en la economía española, en un momento en el que la crisis sanitaria amenaza con paralizarla.

El presidente, que encuadró la medida dentro de la protección al empleo, recordó que «hay muchas empresas, pymes, autónomos, viables y solventes, que se van a ver desgraciadamente afectados coyunturalmente por la emergencia sanitaria». Cancelación de pedidos, reducción de clientes o suspensión de actividades —enumeró—, volverán a la normalidad cuando la enfermedad pase, pero «mientras tenemos que ser capaces de apoyar» a ese tejido productivo para que «sobreviva» con el menor impacto posible en el empleo.

Además de la moratoria para las deudas tributarias con la Administración hasta el verano, sin intereses, Sánchez añadió que el Consejo de Ministros también aprobó otro aplazamiento: el del reembolso de préstamos del Ministerio de Turismo, Industria y Comercio a las empresas del sector industrial. Eso sí, en ambos casos se trata de posponer en el tiempo el pago de la factura fiscal, pero de ningún modo de reducirla o condonarla.

Las organizaciones de autónomos, por su parte, consideran insuficiente las medidas aprobadas. Desde la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) señalaron que eran «claramente escasas» y pidieron que todos los autónomos tengan garantizada la prestación por cese de actividad. «A ver si es verdad que cuando un autónomo se vea obligado a cesar en su actividad por un motivo como este de fuerza mayor, no se le pone ninguna pega y se la reconoce y paga de forma inmediata», señaló el presidente de ATA, Lorenzo Amor, en una nota.

En similares términos se pronunció también la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE), que calificó la batería del Gobierno de «decepcionante y preocupante». Desde UPTA, su presidente, Eduardo Abad, señaló que «no permitirán que ni un solo autónomo quede a la deriva en esta crisis sanitaria» y dijo confiar en que el Ejecutivo ponga en marcha de forma «urgente» medidas vinculadas directamente a los autónomos «por ser uno de los sectores más afectados».

«El Gobierno no parece ser consciente de la magnitud del golpe económico que esta crisis está siendo para un colectivo de más de 3,2 millones de trabajadores», subrayó la secretaria general de UATAE, María José Landaburu, en otro comunicado.

Crédito oficial: una línea de 400 millones para el sector turístico

Continuando con el apoyo a los sectores que se están viendo más intensamente afectados por la propagación exponencial del coronavirus en el país, el Ejecutivo también decidió dar luz verde a una línea específica de financiación del Instituto de Crédito Oficial (ICO). Sánchez avanzó que tendrá una dotación de 400 millones de euros, con la que atender las necesidades de liquidez de las empresas y los autónomos del sector turístico, del transporte y de la hostelería.

«Todos conocemos el papel motor del sector turístico en el buen funcionamiento de nuestra economía, y sabemos que es al que potencialmente más puede dañar esta situación y, en especial, la incertidumbre sobre su duración», subrayó durante su comparecencia.

La respuesta de la patronal del turismo, Exceltur, no tardó en llegar en forma de crítica, ya que calificó de «exigua e insuficiente» la batería de medidas anunciada por el Gobierno. Estiman que el sector en España perderá hasta 33.668 millones de actividad directa e indirecta este año, en el caso de que se mantengan los actuales ritmos de caída y la crisis sanitaria se prolongue cuatro meses. Si la emergencia por coronavirus se mantuviera dos meses, la pérdida de actividad se elevaría hasta casi los 19.000 millones, según esta patronal, algo «catastrófico».

Por ello, y dado que «está en juego» una parte «muy relevante» del tejido empresarial turístico español (457.000 sociedades y 157.000 millones de peso en el PIB), reclaman al Ejecutivo que active «con la mayor urgencia» y mientras dure la propagación del virus, un segundo paquete de medidas. Entre ellas, proponen el aplazamiento del pago —sin coste— de las cuotas de la seguridad social y el IVA para todas las empresas, revisar la normativa de cálculo de los pagos fraccionados del impuesto de sociedades o flexibilizar la distribución del trabajo a lo largo del año.

Bonificaciones sociales: para preservar el empleo de los fijos discontinuos

Sin abandonar el sector turístico, el Ejecutivo aprobó otra medida con la que apuntalar el mantenimiento del empleo pese a la crisis actual. Concretamente, Sánchez anunció que se ampliarán las bonificaciones a la Seguridad Social en los contratos fijos discontinuos para que cubran los de febrero a junio de este año en los sectores de turismo, comercio y hostelería.

Anticipo autonómico: el Estado adelantará 2.800 millones para reforzar la sanidad

En la batería de medidas aprobadas este jueves tiene especial relevancia —es la cuantía más elevada, por detrás de la moratoria fiscal para pymes y autónomos— el adelanto de financiación que recibirán las comunidades autónomas con el objetivo de que refuercen sus servicios sanitarios, muchos de ellos al límite por la expansión del COVID-19. Serán 2.800 millones los que recibirán las comunidades, como «un adelanto de los anticipos a cuenta del sistema de financiación autonómica», apuntó Sánchez.

Recordó que las competencias de salud pública están transferidas a las autonomías, apostillando que dicha cantidad «les permitirá reforzar sus servicios sanitarios, que en varias de ellas están sufriendo tensiones a causa del crecimiento de la enfermedad». Los territorios podrán destinar «los recursos que ellos consideren necesarios a a la atención sanitaria del coronavirus».

Fondo de contingencia: 1.000 millones para gastos sanitarios

El refuerzo que las comunidades autónomas realicen en materia sanitaria se verá complementado por el que hará el Estado, ya que el Consejo de Ministros aprobó igualmente movilizar 1.000 millones de euros de los Presupuestos Generales del Estado —concretamente de la partida del fondo de contingencia— para hacer frente a los gastos extraordinarios que se deriven de las «intervenciones sanitarias prioritarias» que considere el Ministerio de Sanidad, según explicó el presidente.

Material sanitario: el Gobierno podrá fijar precios para asegurar el suministro

Con el objetivo de garantizar el suministro de medicamentos y todo el material sanitario imprescindible para la lucha contra el coronavirus, el Consejo de Ministros aprobó ayer una norma que faculta al Gobierno para regular el coste de los fármacos y de ese material médico esencial, «fijando si es necesario precios máximos de venta al público». Una medida que viene a completar la compra centralizada de esos productos desde la Administración central, que había entrado en vigor la víspera.

Protección social: 25 millones para dar de comer a los niños de familias desfavorecidas

Una de las pocas inyecciones presupuestarias reales que contiene el plan anunciado ayer por el Gobierno son los 25 millones de euros que se destinarán a garantizar la alimentación de los niños de familias con pocos recursos que se ven afectadas por el cierre de los comedores de los centros educativos. En esa línea, el presidente anunció que también se flexibilizará la obtención de las becas de comedor ya existentes «para que las familias que las tienen concedidas puedan hacerla efectiva incluso con los colegios cerrados».

Transporte: Renfe reintegrará los billetes y los aviones no harán vuelos fantasma

En el capítulo del transporte, Sánchez anunció que Renfe reintegrará o cambiará sin coste los billetes adquiridos para viajar desde el pasado lunes 9 de marzo hasta este domingo día 15 y que finalmente no se hayan utilizado. También devolverá de manera íntegra el importe de los del programa de vacaciones del Imserso.

La medida, sin coste alguno para el usuario, afecta a cualquiera de los trenes y tarifas de la operadora ferroviaria, que a la vez ampliará dos meses, de cuatro a seis, la validez de los bonos de viaje para compensar a aquellos clientes que no los estén usando actualmente por estar teletrabajando o en cuarentena. Las anulaciones y devoluciones de billetes se comenzarán a gestionar el próximo lunes.

Se aplicará a todas las tarifas, incluidas las que no contemplaban la posibilidad de cambios (las tarifas promo y mesa y los billetes del nuevo tren Avlo) y permitirá canjear el billete por otro para viajar más adelante o recibir el reembolso. Esta operativa postventa estará en vigor, en principio, hasta el próximo 30 de abril, según anunció Renfe en un comunicado. Aunque la medida entra en vigor el lunes, quienes disponían de un billete para viajar entre el 9 y el 15 de marzo y no han podido finalmente hacerlo, podrán pedir el cambio o devolución.

En caso de reintegro, este se realizará en puntos, para los usuarios con tarjeta de fidelización de Renfe o con un «código retorno», que permitirá al pasajero comprar un billete del mismo importe que el devuelto para viajar entre el 1 de mayo y el 31 de diciembre.

Además, el Gobierno también acordó flexibilizar las normas de asignación de franjas horarias en aeropuertos (conocidos como slots) para que las aerolíneas no tengan que operar por fuerza vuelos vacíos o semivacíos por miedo a perder esos turno. Esta medida, en todo caso, deberá ser consensuada con las autoridades europeas, que ya han anunciado una regulación urgente sobre este tema.

Consumo: se blindará el abastecimiento y se investigarán subidas abusivas de precios

Ante la avalancha de gente que, presa del pánico, está haciendo acopio en los supermercados, el Gobierno quiso lanzar un mensaje de tranquilidad, asegurando que el Ministerio de Consumo, junto al de Comercio, se coordinarán ante situaciones puntuales en las que se pueda producir carencia de ciertos artículos, para garantizar el abastecimiento. Además, dará traslado a la CNMC para investigar posibles casos de abusos en la subida de precios de productos básicos ante el repunte descontrolado del consumo.

El presidente apela a la «responsabilidad y disciplina social» para superar la crisis

Fran Balado
En streaming, comparecencia de Pedro Sánchez El presidente del Gobierno explica el plan de choque para hacer frente al coronavirus

«El Gobierno tomará las decisiones que haga falta y cuando haga falta», afirma Sánchez tras aprobar el desbloqueo de 4.000 millones de euros para paliar la crisis del coronavirus

«Es una situación que no es estática, es dinámica. El Gobierno tomará las decisiones que haga falta y cuando haga falta». Sánchez empleó este jueves esta misma respuesta ante dos de las preguntas que le fueron planteadas en la rueda de prensa virtual que ofreció en la Moncloa, porque el presidente del Gobierno no se atrevió a descartar en los próximos días ni la declaración del estado de emergencia o el aislamiento de Madrid, principal foco de contagio del coronavirus en España.

Pedro Sánchez también fue interpelado por la acción de su Ejecutivo a la hora de combatir la propagación del virus hasta la fecha; en concreto, si consideraba que debería haberse abortado la multitudinaria manifestación feminista que recorrió Madrid el pasado domingo. Como el pasado martes, se limitó a decir que en cada momento siguieron las recomendaciones de los expertos, y en este caso también alegó las extraordinarias circunstancias a las que se enfrentan. «Estamos viviendo una situación nueva y no existe un manual de instrucciones infalible al que podamos acudir», justificó. «Nuestro país está soportando una emergencia sanitaria que no tiene precedentes», añadió.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Sánchez ofrece aplazar seis meses los impuestos y pide unos presupuestos de concertación