Las jubilaciones sufren un frenazo histórico

La caída en las altas alcanza el 7,5 %, un nivel nunca visto en los últimos trece años


madrid / colpisa

Pese al indudable envejecimiento que sufre la población española, resulta llamativo e incluso paradójico que en el 2019 hubiera menos nuevos jubilados que en ejercicios anteriores. Eso sí, con prestaciones más generosas. Y es que entre enero y diciembre del 2019 se dieron de alta 303.394 nuevos pensionistas, lo que supone casi 25.000 menos que en el 2018. Esta caída, superior al 7,5 %, es la mayor de los últimos trece años.

Este descenso de los nuevos retiros está frenando el ritmo de incremento del número total de prestaciones, tal y como destacó el Ministerio en el último informe del año sobre pensiones. En la actualidad, la Seguridad Social abona 9,8 millones de pensiones contributivas, de las cuales un 62 % son de jubilación con un importe medio en el régimen general de 1.302,24 euros, frente a los 773,21 euros que reciben los jubilados autónomos. ¿Qué ha pasado a lo largo del 2019 para experimentar tal frenazo en las salidas del mercado laboral? 

Causas

Una de las razones que apunta el Gobierno es la medida aprobada el 8 de marzo del 2019 para recuperar el subsidio para mayores de 52 años que sufran desempleo de larga duración. Sus beneficiarios ya no están obligados a jubilarse en el momento en el que alcanzan la edad de jubilación anticipada. Al cobrar la ayuda de 430 euros al mes y al ser el Estado el que cotiza por ellos, muchos han optado por seguir recibiendo la prestación y portergar el retiro prematuro para evitar las fuertes penalizaciones que ello conlleva.

La segunda causa tiene que ver con que el 2018 fue el año con más jubilaciones de la historia: 328.000 nuevas. ¿Por qué? Porque el Gobierno no decidió hasta el último día disponible -el 28 de diciembre- si prorrogaba la conocida como «cláusula de salvaguarda», que permite a los parados de larga duración expulsados del mercado laboral por la crisis -antes del 2013-, acceder a la jubilación con las condiciones anteriores a la reforma del 2011, más ventajosas para ellos.

A pesar de los esfuerzos por contener las altas, a día de hoy cuatro de cada diez nuevos jubilados se retiran antes de cumplir los 65 años. Y a tenor de lo que dicen las cifras, los pensionistas tienen mejores prestaciones. 

Pensiones más generosas

La pensión media de los nuevos jubilados puso fin el año pasado a la caída que arrastraba desde el 2015 y toca ya máximos nunca vistos. Las más de 300.000 personas que se retiraron en el 2019 cobran una media de 1.345 euros al mes, que se elevará a los 1.466,13 euros para los que hubieran cotizado al Régimen General, lo que supone casi 50 euros más que un año atrás, cuando descendió a mínimos del 2012 al situarse en 1.420 euros.

Todo ello cuando organismos públicos y expertos advierten de que la reforma del 2011, que endurece las condiciones para acceder al 100 % de la pensión e incluye progresivamente más años de la vida laboral para computar la pensión futura, genera un recorte en la cuantía media de la prestación.

Esta «generosidad» de las pensiones fue objeto de crítica la semana pasada por la Comisión Europea, que observa una clara «insostenibilidad» del actual modelo de pensiones: «Los planes de volver a vincular permanentemente las pensiones al índice de precios al consumidor (IPC) y disociarlas de la esperanza de vida, aumentaría el gasto en pensiones significativamente a medio y largo plazo y empeoraría la equidad intergeneracional», alertó Bruselas.

«Llevo 64 años cotizados y no llegaré a los mil euros de pensión»

Noelia Silvosa

Dolores suma más años contribuidos que nadie en España. Tiene 79 y empezó a los 14 a despachar. Hoy sigue haciéndolo en su tienda de A Coruña, pero pronto echará la persiana. Ha llegado su momento: «Quiero pasármelo bien. Lo tengo merecido»

Todavía se recuerda con 14 años dando los primeros pasos de su extensa vida laboral, la más larga de España. Y hoy, camino de los 65 años cotizados, Dolores Agra todavía hace lo que mejor se le da: «Despachar. Es lo que empecé a hacer a los 14 y lo que sigo haciendo ahora», relata desde el mostrador de su negocio, Lencería Marta, situado en el barrio coruñés de Os Castros. La suya es una de esas tiendas emblemáticas en la ciudad, pero pronto echará la persiana de forma definitiva. Con 79 años y más de seis décadas cotizadas, se lo merece. «Vamos a cerrar pronto. Desde luego, tengo previsto hacerlo este año», desvela Dolores, que alargó su jubilación tal y como le permite la legislación por ser autónoma. «Tengo la jubilación activa, porque a nosotros se nos permite. Pero pronto cogeré la total», indica. La trabajadora con más años cotizados del país puede presumir de su título, pero no lo hace de su pensión. «Ni siquiera llegaré a los mil euros. La verdad es que lleva todo el papeleo mi hijo, así que estoy despreocupada. Más ya no contaba con cobrar», asegura Dolores, que no dramatiza con el cierre de la tienda que abrió hace ya 40 años. «De momento, el plan es cerrarla al menos un tiempo. Yo estoy mentalizada desde hace mucho, lo que pasa es que no lo hice antes porque todavía me queda mucha mercancía buena que queremos liquidar. Es producto de precio medio-alto, y no es cuestión tampoco de regalarlo ni de malvenderlo», explica.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Las jubilaciones sufren un frenazo histórico