Hacienda interviene para acabar con la guerra fiscal entre comunidades

Montero prevé poner límites a la carrera a la baja en los impuestos de Patrimonio y Sucesiones


madrid / colpisa

La actual financiación autonómica es «compleja», «poco transparente» y lleva a diferencias «injustificadas». Es el reconocimiento explícito que hizo esta semana la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para defender la puesta en marcha de un nuevo modelo de financiación que acabe con la competencia fiscal desleal de algunas comunidades.

Para acabar con los abusos, Montero propondrá la armonización del impuesto de Patrimonio y el de Sucesiones y Donaciones, ambos cedidos a los Ejecutivos autonómicos. En todo caso, advierte de que «armonización no es uniformidad», así que las regiones tendrán margen de maniobra para subirlos o bajarlos. Lo que Hacienda pretende es acabar con la carrera impositiva a la baja entre comunidades que provoca fuga de declarantes.

Diferencias autonómicas

Siete autonomías han suprimido, o casi, el Impuesto de Sucesiones (Cantabria, Canarias, Andalucía, Murcia, Extremadura, Madrid o La Rioja). En el resto, la factura a pagar por una persona que herede, por ejemplo, 800.000 euros puede oscilar entre los 6.000 y los 100.000 euros en función de la región en la que resida el fallecido, según cálculos del Registro de Asesores Fiscales del Consejo General de Economistas (REAF). En Patrimonio, la factura para fortunas de 800.000 euros oscila entre los 50 euros de La Rioja y los casi 1.164 de Aragón. La cruzada de Montero contra este dumping fiscal puede chocar de frente con Ejecutivos como el madrileño. Su consejero de Hacienda, Javier Fernández-Lasquetty, sacó pecho por pasar de 30.921 declaraciones de sucesiones a 90.000 con la bonificación, cifra bajo la que subyace la posible entrada de contribuyentes procedentes de otras comunidades.

Tal y como están ahora las cosas, la batalla fiscal se libra entre las regiones que quieren vincular la financiación a la población y las que tienen menos población y prefieren que se tenga en cuenta el coste real de los servicios que tienen que asumir. Algunas de las comunidades gobernadas por el PP como Andalucía, Castilla y León o Madrid se muestran radicalmente en contra de los planes de armonización.

El 99,9 % de los gallegos no pagarán por heredar

Juan Capeáns

La Xunta amplía hasta el millón de euros la cantidad que queda exenta de tributar a partir de enero. La sanidad y los servicios sociales acaparan la ampliación del gasto de 300 millones en las cuentas de la Xunta del 2020

El Gobierno gallego ha presentado esta mañana las líneas maestras de los presupuestos para el próximo año, con lo que la Xunta cumplirá cuarenta años ininterrumpidos presentando unas cuentas anuales que pasaron de los 10 millones de euros en 1981 a los 10.149 millones que se alcanzan en el 2020. El presidente Feijoo indicó que la Lei de presupuestos estará en el Parlamento antes del 20 de octubre, cumpliendo así con los compromisos legales «e apostando pola certidume». La idea ha sido consolidar el crecimiento a pesar de las «evidentes sinais» de la economía española, aprovechando los efectos de la recuperación en los últimos años para trasladarlo a las familias y los ciudadanos que más utilizan los servicios públicos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Hacienda interviene para acabar con la guerra fiscal entre comunidades