Cotizó 45 años, conduce, wasapea y tiene «e-mail»

Teresa Cotelo fue una de las primeras gallegas en aprobar el carné de conducir


Teresa Cotelo Souto es de esas mujeres echadas para adelante, luchadoras, y feministas [«Me voy a morir sin ver que las mujeres hayan alcanzado la igualdad de oportunidades respecto a los hombres. Esto va a paso de tortuga», declaró en el 2018 a Loreto Silvoso en una entrevista]. Cotizó como autónoma 45 años, cinco meses y dos días. Tiempo al que habría que sumar los años que estuvo en activo y en los que no era obligatorio cotizar. Ella hizo sus primeros pinitos en el ámbito laboral con 16 años al lado de su padre, un exportador de madera (en la foto de esta crónica se ve la grúa 6 del puerto de A Coruña, la que facilitó a los trabajadores del puerto las labores de traslado de la carga), y cuando se casó a los dieciocho años y medio -completamente enamorada, reconoce,. Tanto, que lo sigue estando- comenzó en la asesoría que fundó su marido en 1952. Trabajaron codo con codo. Él, experto en el área fiscal; y ella, más en la comercial.

En el despacho, apostilla, siempre mandó la responsabilidad, la seriedad, y la transparencia, principios que deben regir cualquier operación para que, al cerrarla, haya sido beneficiosa para el comprador y para el vendedor. ¡Para las dos partes». Y cree profundamente en el valor de la palabra dada.

Se casó un 6 de diciembre; y al año siguiente, ya esperaba su primer hijo.

-¿Le dio el pecho?

-Hasta en la oficina.

Luego vinieron más. En total cuatro: Ana, Roberto, Yolanda y Silvia. Tras ellos, ocho nietos y seis biznietos.

Estuvo casada 40 años y, cuando su marido falleció, Teresa Cotelo tiró para adelante. Con carácter, y conocimientos. Había estudiado Comercio y se había convertido en la primera mujer administradora de fincas y en la primera agente de la propiedad inmobiliaria de A Coruña. Por su colegio profesional daría el alma; y el colegio, como lo sabe, ha puesto en marcha las «Xornadas galegas para administradores de finca colegiados Teresa Cotelo Souto».

Preguntada sobre cómo se organizaba, recuerda que al salir de la oficina recogía a sus hijos de la escuela, los llevaba a casa y, tras acostarlos, se volvía para el despacho a seguir trabajando. «Aunque en casa -reconoce como para restarle importancia- siempre tuve ayuda».

Cotelo fue una de las primeras mujeres de Galicia en aprobar el carné de conducir. Lo hizo el 9 de mayo de 1958; y lo tiene en vigor, hasta el 19 de marzo del 2021. Según aparece en el documento, puede llevar motos, automóviles y furgonetas. Solo conduce su coche y ahora no hace viajes largos. Se acuerda de cuando, embarazadísima de seis meses, iba al volante de un Topolino y un hombre que repartía pan la alcanzón detrás en plena plaza de Cuatro Caminos. Se montó un pequeño caos, ella bajó del coche con su barriga y un ciudadano que iba en autobús le espetó: «Unha muller tiña que ser». Ella cogió la matrícula del vehículo con el que había colisionado y se fue. El hombre de la furgoneta de reparto desapareció, y días después lo encontraron gracias a que ella había tomado la matrícula.

Cotelo no tiene problemas con el wasap, y ha registrado un nuevo correo electrónico porque acaba de jubilarse. Dice estar encantada. Ahora sí tiene tiempo para leer con calma leyes, decretos, normativa, y documentos varios. Para ello se ha montado un pequeño despacho, para eso y para escapar de su casa porque, lo cierto, reconoce entre risas, no está acostumbrada a estar en ella.

Correo eléctrónico de la autora: sofia.vazquez@lavoz.es

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Cotizó 45 años, conduce, wasapea y tiene «e-mail»