Abanca rozará los 100.000 millones de negocio tras comprar el Eurobic luso

Tras la integración gestionará 250 oficinas y 350.000 clientes al otro lado de la «raia»


Redacción

«Ya somos un banco con perfil ibérico», presumía el pasado mes de junio Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca, tras concluir la integración de la red del Deutsche Bank PCB en el país vecino. Tras esa operación, la entidad gallega se situaba como la décima del mercado luso, con un volumen de negocio de más de 7.300 millones de euros, 79.000 clientes y una red comercial de 70 oficinas.

El siguiente paso para convertirse en una pieza clave del tablero financiero del noroeste de la Península lo dio ayer, al comunicar una oferta vinculante para adquirir al menos el 95 % del luso Eurobic, aprovechando la oportunidad que brindaba la salida del accionariado del banco de Isabel dos Santos, acorralada por sus escándalos de corrupción.

No será la hija del expresidente angoleño, con un 42,5 % del capital, la única que venda sus títulos. Lo hará también Fernando Teles, que controla el 37,5 % de la séptima entidad lusa, y otros accionistas que poseían paquetes del 5 %, como Luís Manuel Cortez dos Santos, Manuel Pinheiro Fernandes y Sebastião Bastos Lavrador, según informa la prensa económica local.

Una oportunidad, la de un grupo de accionistas «dispuestos a vender y a hacerlo en el plazo más corto posible», que requería, reconoció ayer Escotet, una «decisión rápida, pero no por ello menos meditada y prudente», de la que en todo momento estuvieron informados los reguladores a ambos lados de la frontera, aunque con un papel protagonista del Banco de Portugal, al que agradeció no solo el seguimiento de las negociaciones sino su papel facilitador.

El presidente de Abanca, que visitaba una explotación ganadera en Silleda cuando se comunicó la operación, explicó que el cierre de la compra está ahora pendiente de una auditoría en profundidad que «no tomará más de 40 días». Un análisis que, espera, solo «confirmará el buen estado del banco» y del que dependerá el precio final de la adquisición, que ayer no se hizo público, aunque los medios portugueses habían especulado en su día con que solo la participación de Dos Santos valía 200 millones de euros.

De acuerdo al balance cerrado a finales de diciembre, la integración del Eurobic aportará un volumen de negocio adicional de casi 11.700 millones (con 5.198 millones en crédito y 6.148 en depósitos), lo que dejará el del grupo gallego rozando la barrera de los 100.000 millones, «un mínimo de escala para asegurar rentabilidad y sostenibilidad», explicó Escotet. Con estas cifras, Abanca se convertirá en la sexta entidad de Portugal, que pasará a aportar un 20 % del negocio del grupo.

Y es que la integración del Eurobic triplicará las grandes cifras del grupo financiero al otro lado de la raia, donde gestionará las finanzas de casi 350.000 clientes (al unir a los 80.000 procedentes de la red del Deutsche Bank otros 266.670) y 250 oficinas. Una red comercial muy tupida que le dará presencia en todos los distritos del país vecino.

Ganar tamaño sin duplicar red

Con toda esa batería de cifras, Escotet defendió que esa apuesta de Abanca por convertirse en protagonista del mercado financiero ibérico va «muy en línea con lo que el regulador ha venido reclamando: operaciones transfronterizas, mucha mayor escala y complementariedad en el modelo de negocio», reivindicándose como un banco «para el gran público», las pymes y las empresas.

Fernando Teixeira dos Santos, presidente del Eurobic, envió ayer un mensaje interno a la plantilla de la entidad para informar de la oferta vinculante de compra de Abanca, que fue publicado por los medios locales y en el que aseguraba a los trabajadores que «la concreción de esta adquisición abrirá una nueva fase en la vida de este banco, reforzará la sostenibilidad de su actividad y la defensa de sus clientes y empleados».

También se dirigió a los accionistas, a quienes agradeció su contribución a la estabilidad de la entidad y su comprensión con una solución que representa para ellos un «sacrificio».

Una participación de control

Pese a que en los últimos días había saltado a los medios lusos el interés de un grupo de empresarios del norte del país para presentar una oferta alternativa que mantuviese en Portugal el control del banco, lo cierto es que desde la semana pasada Abanca negociaba en exclusiva la adquisición de Eurobic, en la que exigía tomar el control de, al menos, el 75 % del capital social, para no depender de terceros en la toma de decisiones, un porcentaje que finalmente se ha visto ampliado.

Ya el fin de semana, con la operación pactada, y comunicada al Banco de Portugal. Solo faltaba la confirmación oficial, que llegó ayer. Apenas una semana después de que Escotet admitiera su interés por el Eurobic en la presentación de resultados.

Isabel dos Santos abandona el mapa financiero luso, acorralada por el «Luanda Leaks»

Begoña Íñiguez

La confirmación de que Abanca ha presentado una oferta vinculante de compra por el 95 % de las acciones de Eurobic fue ayer una de las noticias del día en Portugal. Recogida ampliamente por todos los medios generalistas y económicos, tuvo un gran eco en las redes sociales, una vez hecho público el comunicado de la entidad gallega dando cuenta del acuerdo alcanzado entre los presidentes de Abanca y Eurobic, Juan Carlos Escotet y Fernando Teixeira dos Santos, ministro de Finanzas cuando Portugal pidió el rescate, en abril del 2011.

La prensa lusa subrayaba también que, una vez que se cierre la operación, dejará de tener presencia en la entidad y en el sector financiero luso la empresaria angoleña Isabel dos Santos, la mujer más rica de África, quien hasta el mes pasado, cuando fue imputada en su país por corrupción y enriquecimiento ilícito con dinero público por el dosier Luanda Leaks, tenía en sus manos el 42,5 % de los derechos de voto de Eurobic. La prensa portuguesa ponía el acento también ayer en la salida también de la mano derecha de Dos Santos en el banco, Fernando Teles.

Expresso proclamaba que con la operación Abanca «adelanta a Bankinter y a CTT», mientras que el periódico digital Observador ponía el acento que se trata de «la quinta adquisición que el banco hace desde el 2014 y la segunda en Portugal, tras comprar, el año pasado, las oficinas del Deutsche Bank en el país».

El suplemento de Economía de Diario de Notícias, Dinheiro Vivo, recogía la noticia asegurando que «Abanca estará presente en todos los distritos de Portugal», pasando de los más de 500 empleados actuales y 70 oficinas a casi 2.000 trabajadores, 254 sucursales y 346.670 clientes, incluyendo los 1.482 empleados, 181 oficinas y 266.670 clientes de la entidad que preside Teixeira dos Santos.

Los medios portugueses están a la espera de que se confirme el valor final de la operación y de conocer todos los detalles. La mayoría de ellos se preguntan si se contará con todos los empleados de Eurobic, si sus oficinas se sumarán a las de Abanca o si desaparecerá alguna.

Abanca, así se consolida un gran banco transfronterizo

M. Sío Dopeso

La toma de control de EuroBic refuerza la posición de la entidad en Portugal, con su llegada a todos los distritos del país

Un crecimiento sostenido por encima de la media de la zona euro desde el 2016, y una reducción del déficit a casi el 0 % del PIB en el 2019 (desde el 11,4 % que tenía en el 2010); además de una tasa de desempleo que ha caído por debajo del 6 %, cuando hace 10 años era del 17 %, son tres buenos indicadores del atractivo económico de Portugal, irresistibles para todo buen inversor.

Abanca ha visto la oportunidad de negocio en el país vecino y su apuesta, basada en una selectiva estrategia de adquisiciones, se empieza a consolidar de manera muy positiva, hasta tal punto de que hablar de ese milagro económico portugués es también hablar del milagro gallego.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos
Comentarios

Abanca rozará los 100.000 millones de negocio tras comprar el Eurobic luso