El puerta a puerta para captar clientes de electricidad sigue vivo

Las compañías mantienen esta práctica, pese a que solo está permitida si el consumidor solicita que lo visite un comercial


La Voz

Más de un millón y medio de reclamaciones firmadas por consumidores de electricidad y gas natural descontentos con sus compañías. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) acaba de hacer público el informe sobre las quejas planteadas por los clientes durante el 2018. La conclusión es que aumentaron un 9 % hasta las 1,6 millones. Del total, casi 1,2 millones se ciñen al sector eléctrico y el resto al gas natural.

En Galicia, las reclamaciones bajaron un 16 % hasta las 111.000. Pero, tal y como pone de manifiesto el regulador, a pesar de esa reducción, los consumidores gallegos «continúan siendo los que más reclaman en términos porcentuales, con 6,3 reclamaciones por cada 100 puntos de suministro» de electricidad.

En el suministro de gas natural, las quejas aumentan en todas las comunidades, salvo Asturias. En la gallega crecieron un 30 %. 

Competencia recuerda que las empresas de electricidad y gas deben informar sobre el número de reclamaciones resueltas de manera favorable o desfavorable para el consumidor. Y resulta que solo dieron la razón al cliente en el 39 % de los casos registrados en el sector eléctrico; en el del gas fueron favorables el 31 %.

Entre las causas principales de disgusto con las compañías, las discrepancias con el cobro y facturación del suministro. Pero Competencia ha detectado un incremento significativo en el número de reclamaciones recibidas por las comercializadoras en relación con la contratación del bono social, pasando de casi 10.000 en el 2017 a unas 40.000 en el 2018. Se han multiplicado por cuatro, posiblemente como consecuencia de la implantación en el 2018 del nuevo mecanismo para conceder el descuento en la factura, que tiene en cuenta criterios de renta.

El regulador ya avisa de que ha observado por parte de algunas compañías «cierta falta de diligencia en la tramitación de solicitudes de bono social, lo que está siendo analizado» por parte de la Dirección de Energía de la CNMC.

Tampoco parecen estar comportándose bien del todo las compañías en sus prácticas comerciales. Aunque ya no pueden enviar agentes a los domicilios para convencer a los vecinos de que se cambien de empresa (el método más conocido como puerta a puerta), lo siguen haciendo. Competencia constata que han aumentado las reclamaciones de clientes que recibieron esas visitas. En teoría se pueden efectuar, pero solo a petición del consumidor. «Es esperable que este tipo de reclamaciones se reduzcan a partir del 2019, con la prohibición de contrataciones en los domicilios, salvo petición anterior expresa por parte del cliente, establecida, pues «se ha detectado que algunos comercializadores continúan realizando visitas domiciliarias, recabando el consentimiento del consumidor durante dicha vista» para legalizar la práctica.

La organización de consumidores Facua reclama medidas contundentes contra aquellas eléctricas que persisten en esta práctica e insta a los usuarios a denunciar si reciben la visita de un comercial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El puerta a puerta para captar clientes de electricidad sigue vivo