El desguace de la reforma laboral del 2012 se llevará a cabo en varias fases

El despido por encadenar ocho días de baja laboral quedará desterrado este mismo mes


El próximo 10 de febrero se cumplirá el octavo aniversario de la reforma laboral del Ejecutivo de Mariano Rajoy, una normativa que en su día levantó una enorme polvareda por hacer más fácil y barato el despido. El Gobierno de Sánchez ha decidido comenzar su desguace, y lo hará en los próximos días. A pesar de que no la derogará en su totalidad, sí desmantelará los aspectos más lesivos. A varias velocidades, eso sí, para no poner en pie de guerra a la patronal.

Como aperitivo, y de forma «inmediata» (en la segunda semana del mes), se pondrá fin al despido con 20 días de indemnización por año trabajado (máximo de 12 mensualidades) a los empleados que encadenen ocho días de baja laboral intermitente en el plazo de dos meses.

Subcontratación

En una primera fase se devolverá la prevalencia al convenio sectorial por encima del de la compañía, que hasta ahora concedía a los empresarios el poder de rebajar los salarios de manera casi unilateral. También se quiere recuperar la ultraactividad, de forma que un convenio caducado se prorrogará indefinidamente hasta que no haya otro nuevo. Para poner el broche, se introducirán nuevos límites al uso de la subcontratación, una manera de atajar los abusos que cometen ciertas empresas con los trabajadores.

Despidos

No será hasta la segunda fase de la contrarreforma cuando el Gobierno meta mano en la revisión del despido objetivo. La intención del Ejecutivo es acotar las causas económicas, técnicas, organizativas o de producción que permiten rebajar a 20 días el coste del fin de la relación laboral. También se negociará la indemnización por despido, en los 33 días por año trabajado. Lo que no está garantizado es que se recupere la cifra de los 45 días. Para culminar el plan, se prevé endurecer las condiciones para la contratación temporal, así como debilitar la capacidad de la empresa para modificar de forma unilateral las condiciones de los contratos y revisar el mecanismo de descuelgue de un convenio colectivo para que solo sea posible dejar de aplicar el salario pactado cuando las causas económicas sean graves a irreversibles.

¿Qué puede cambiar España de la última reforma laboral?

Cuando estaba el país en medio de una crisis que diezmó el mercado laboral y enterró a miles de empresas, el Gobierno del PP abordó una reforma laboral que todavía continúa. Ahora, con el nuevo Ejecutivo de coalición PSOE - Unidas Podemos, la ley se cuestiona, se critica y se quiere cambiar en profundidad. Eso es al menos lo que han dicho los nuevos representantes elegidos en las urnas. Otra cuestión es que puedan y deban. Dos expertos abordan el tema.

El economista Javier Santacruz y el secretario de Políticas Públicas y Protección Social e Comisión Oreras, Carlos Bravo,intentan contestar a la pregunta de este debate: ¿Qué puede cambiar España de la última reforma laboral? Los expertos mantienen posiciones diferenciadas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El desguace de la reforma laboral del 2012 se llevará a cabo en varias fases