España advierte que el reparto de ayudas a la transición verde de Bruselas «no es muy justo»

El país se llevará  307 millones de un fondo dotado con 7.500 millones

La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arantza González Laya
La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arantza González Laya

Bruselas / Colpisa

«España está comprometida con la transición ecológica y apoya de una manera decidida el fondo verde de transición justa, pero estamos un poquito preocupados porque lo vemos muy verde, pero no muy justo por el momento». Así ha definido la nueva ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arantza González Laya, el reparto de ayudas del Fondo de Transición Justa, una de las herramientas fundamentales del plan verde con el que Bruselas pretende convertir a Europa en territorio neutro en emisiones en el 2050. El citado fondo (de 7.500 millones) prevé que España perciba en torno a 307 millones, lo que le situaría como el octavo país en una lista de beneficiarios que encabeza Polonia, con 2.000. En su primera cumbre de ministros de la UE en Bruselas, marcada por las tensiones con Irán y que tiene lugar apenas horas después del acuerdo de alto el fuego en Libia y el embargo internacional de armas, pactados el domingo en Berlín, Laya no ha dudado en subrayar las «dudas de España sobre la propuesta que ha lanzado la Comisión Europea».

Alemania, con 877 millones, y Rumanía (757), son los dos países que, junto con Polonia, van a recibir más dinero. Los tres absorberían en torno al 50 %. España, responsable del 4,7 % de emisiones, ve que la ayuda que se le consigna es muy ajustada. Tendría a su disposición menos que la República Checa (581 millones), Bulgaria (458), Francia (402) e Italia (364).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

España advierte que el reparto de ayudas a la transición verde de Bruselas «no es muy justo»