La Voz / Redacción

«Nuestra estrategia [integración de las tiendas físicas y on-line, presencia en las mejores localizaciones, control de existencias y contención de costes] está dando sus frutos», subrayó el presidente de Inditex, Pablo Isla, en la conferencia con analistas en la que se abordaron los resultados de los primeros nueve meses del año. Nada más conocerse las cuentas, el precio de la acción inició una senda alcista hasta cerrar con una subida del 5,24%.

La multinacional volvió a marcar récords en ventas, márgenes y beneficio, «y mejoró las previsiones del consenso del mercado», según recoge el equipo del Sabadell. En los primeros nueve meses del año la multinacional vendió mercancía por valor de 19.820 millones de euros, cantidad que representa un crecimiento del 7,5 % respecto al mismo período del año anterior. Lo hizo incrementando un 8 % su margen bruto (el que mide la diferencia entre el precio de venta de un producto y lo que cuesta fabricarlo), que fue de 11.538 millones. La evolución de este parámetro sorprendió positivamente al mercado, por cuanto el alcanzado el año pasado ya fue elevado y, por tanto, difícil de superar. Ana Gómez, de Renta 4, destacó, por su parte, la fuerte contención de los gastos de explotación.

Pero si algo llama la atención en las cuentas de la multinacional, que dispone ya de 7.486 tiendas repartidas por el mundo, es su posición de caja. Cuenta con 7.734 millones disponibles para invertir, cantidad que ha crecido en un 17 % respecto al mismo período del 2018, «como consecuencia del buen desempeño operativo». Ese control, según la compañía, también «favoreció el impulso del beneficio neto hasta los 2.720 millones de euros, con un incremento del 12 %. Con estos datos encima de la mesa, Isla sacó pecho para defender que la estrategia adoptada ha sido la correcta y que el modelo de negocio -puesto en duda el año pasado por algunas casas de análisis- es el acertado, ya que se sostiene a lo largo de tiempo gracias «a una constante selección de la mejor calidad en emplazamientos, espacios, productos y servicios, a través de las inversiones necesarias en tecnología y sostenibilidad».

Todos estos parámetros han permitido la reducción del inventario en un 5 %, mientras que las ventas han crecido un 9 % en el tercer trimestre, según los datos ofrecidos por el presidente de la textil. «Siempre hemos gestionado nuestra compañía con muy bajos niveles de inventario porque tomamos decisiones de compra a lo largo de toda la temporada. Y esto, unido a la integración del stock en tiendas y on-line, al despliegue del RFID (tecnología que permite localizar y gestionar el producto almacenado) en todas las cadenas -ya está plenamente operativo en Zara, Massimo Dutti y Uterqüe y quedará completado a finales del 2020 en el resto-, a la mejora y diferenciación de nuestros espacios comerciales y a la apuesta por la venta sin descuentos durante la temporada nos han permitido alcanzar estos resultados», añadió.

Las ventas en tiendas comparables siguen creciendo y, según la compañía, su variación se situará entre el 4 y el 6 % a fin de año. Todos los formatos han seguido abriendo, ampliando o renovando su red de tiendas, siempre en las principales arterias comerciales de las capitales de 96 mercados, en 66 de los cuales ya vende on-line.

En la comunicación a la CNMV, Inditex resalta que la cifra de inversiones prevista para este año estará en el entorno de los 1.400 millones, y explica que la mayor parte de esa cantidad se habrá destinado a la apertura de nueva superficie comercial en ubicaciones claves. «Se espera —matiza seguidamente— que en los próximos años la inversión ordinaria esté por debajo del crecimiento del espacio comercial».

La multinacional de Arteixo, líder a mucha distancia de H&M y GAP 

Comparar las cifras de Inditex con las del resto de sus competidores no siempre es fácil. Primero, porque los ejercicios fiscales de cada uno de los grandes grupos no coinciden, y segundo porque las compañías del sector que no cotizan en Bolsa no siempre revelan sus resultados trimestrales ya que no tienen esa obligación.

En cualquier caso, la multinacional de Arteixo continúa como líder mundial y cada vez a mayor distancia de sus comparables. Por ejemplo, frente a los 19.820 millones que vendió Inditex en nueve meses, H&M facturó 15.822 y GAP, 10.573. Si se analiza el beneficio de cada una de estas tres firmas aparecen las siguientes cifras: 2.700 millones frente a 854 (H&M) y 483 (GAP). Y si se hablan de tiendas se registran 7.486 de Inditex, 4.972 de la sueca y las 3.938 de la norteamericana.

Anne Lange, en el consejo

Con el ascenso de Carlos Crespo como consejero delegado, Inditex tenía pendiente de nombrar un consejero independiente. Este miércoles hizo público que será la francesa Anne Lange, una emprendedora con más de 25 años de experiencia en innovación tecnológica -tanto en el sector público como privado- y asesora de altos directivos.

Lange comenzó su carrera profesional en la oficina del primer ministro francés como directora del departamento responsable de las empresas de radiodifusión pública. Después se incorporó en Thomson, empresa líder del sector de alta tecnología, donde creó una nueva generación de dispositivos de acceso para usuarios de Internet. Desde el año 2004, desempeñó distintas funciones ejecutivas a nivel mundial en Cisco fuera de Francia y en Silicon Valley.

De acuerdo con su currículo, esta profesional está muy comprometida con la adopción e innovación de procesos tecnológicos, organizativos y empresariales, para liderar la transformación de los negocios.

Lange es cofundadora y antigua consejera delegada de Mentis Services. En la actualidad, es la fundadora y socia directora de Adara, una consultora que presta asesoramiento principal en estrategia de transformación e inversora en start-ups. También forma parte de los consejos ejecutivos de Orange, Pernod-Ricard (la segunda compañía productora de vinos y licores más importante del mundo) y FFP (sociedad holding familiar de Peugeot).

Una silla y una mesa en Zara... y ya está

Sofía Vázquez

Amancio Ortega quiere pasar desapercibido y lo intenta y lo intenta, pero no lo consigue. Construyó Inditex, un empresón que está en el punto de mira los actores mundiales del mundo económico. A sus 81 años sigue haciendo lo mismo que a los 35: preocuparse por Zara y compañía. Por lo demás, vive en una Galicia que protege su intimidad

Ni va a la última moda ni se espera. Azul, gris y blanco, y sin corbata. Amancio Ortega, que es algo más que uno de los hombres más ricos del mundo, no está preocupado por la subida y bajada de la bolsa ni pierde un minuto de su vida en saber quién ocupa el número 1 de la lista Forbes , en la que preferiría no salir pero eso es imposible.

Ortega se ha convertido en el icono de las grandes fortunas. Sin embargo, hay muchas maneras de ser rico. Por ejemplo, él no ha heredado ni fortuna ni ninguna empresa de su abuelo o de su padre. Tampoco ha logrado crecer en torno a la especulación, ni ha multiplicado su fortuna en acciones con límites difíciles de explicar o aprovechándose de concesiones o subvenciones estatales. Lo que sí recibió fue un mensaje claro y transparente como el agua el día que fue a la tienda con su madre, y la dueña le dijo a la mujer: «Señora Josefa, lo siento mucho, pero ya no le puedo fiar más dinero».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Inditex bate sus propios récords