Uno de cada cinco nuevos trabajadores cobra el salario mínimo

El Gobierno limita el impacto negativo de la subida del SMI al sector agrícola y al empleo doméstico


Redacción / La Voz

«La subida del salario mínimo ha sido un éxito. Para la Seguridad Social, para el mercado de trabajo, para toda la sociedad española». Así se expresaba ayer, rotundo, el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, al desgranar los resultados preliminares de un informe elaborado por el Ministerio de Trabajo a petición de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que estima que no solo no se han perdido empleos por el alza del SMI en un 22 % aplicada en enero, sino que se han generado nuevos puestos de trabajo y se ha incrementado la base de cotización de quienes ya estaban ocupados.

En concreto, según las cifras expuestas por Granado, el colectivo de trabajadores que cobran en el entorno del sueldo mínimo (900 euros desde principios de año) ha aumentado en 87.250 personas en lo que va del 2019, y supera ya los 1,69 millones de asalariados. Eso supone que uno de cada cinco nuevos empleos creados en el último año (430.000 en noviembre respecto al mismo mes del 2018) se sitúan en esa franja salarial.

Para el responsable de la Seguridad Social, las amenazas de una destrucción masiva de empleo por la mejora retributiva no se han cumplido, aunque avanzó que cuando acabe el año se hará un estudio más exhaustivo para medir el efecto en el ejercicio completo, para el que pedirán la colaboración del Banco de España. Y es que además de la variación neta del empleo, un informe en profundidad debería analizar también el coste de oportunidad de la subida del SMI, esto es, cuántos empleos se han dejado de crear por esa decisión.

Sí hay efectos nocivos

Aunque el balance global de la medida es positivo, sobre todo en términos de ingresos (las bases de cotización de los trabajadores que cobran el SMI han subido, de media, en casi 106 euros, y el importe de las cuotas recaudadas por la Seguridad Social se ha disparado un 8 %, cinco puntos por encima de lo que marca la evolución del empleo y la inflación), Granado reconoció que también se han creado problemas, que circunscribió al sector agrícola y al del empleo doméstico.

En este útimo, explicó, la subida provocó una caída de cotizantes en el sistema de empleadas de hogar de cerca de 13.000 personas. Empleadas que, en la mayoría de los casos, han vuelto a trabajar en negro. Mientras que en el campo no hay una caída de la afiliación, sino un recorte en las horas declaradas y un trasvase de trabajadores hacia el sector servicios.

Pese a defender los efectos positivos de la subida de este año, la secretaria de Estado de Empleo, Yolanda Valdeolivas, se cuidó ayer de no dar por hecha una nueva subida en enero. Aseguró que están finalizando los estudios económicos antes de reunirse con sindicatos y patronal pero que, en todo caso, antes deberá pronunciarse la Abogacía del Estado, para determinar si un Gobierno en funciones puede aprobar esa medida.

¿Por qué la Seguridad Social pierde 53.000 afiliados si hay casi 234.000 ocupados más?

G. L.

Pese al tirón del empleo en la segunda mitad del mes, con el pico del Black Friday, la media mensual se mantuvo por debajo de la de octubre

Si se atiende a la evolución de los registros diarios de la Seguridad Social, noviembre finalizó con casi 234.000 ocupados más de los que había al cierre de octubre. Sin embargo la afiliación media durante el mes arroja una pérdida de 53.100 cotizantes y dibuja el peor noviembre para el mercado laboral desde el 2013.

Dos fotos opuestas, pero ambas certeras. Porque es cierto que el mes, que empezó con 19,18 millones de trabajadores dados de alta, acabó con 19,41 millones, gracias en buena medida al impulso de las contrataciones para cubrir el Black Friday y el pico de actividad durante el resto de la campaña navideña. Pero también lo es que cuando se hace la media mensual, esta es inferior a la de octubre. Porque entonces ocurrió lo contrario: el saldo al cierre del mes fue negativo, por los despidos masivos del jueves 31 (solo esa jornada se destruyeron 260.000 empleos), pero el promedio con los 30 días anteriores, con muchos contratos de la temporada turística aún activos, sobre todo en Levante y las islas, y las incorporaciones de interinos en la educación, era mucho más elevado.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Uno de cada cinco nuevos trabajadores cobra el salario mínimo