Ritz Carlton consuma su desembarco en Barreras y pone el astillero a su servicio

Manoli Sío Dopeso
m. sío dopeso VIGO / LA VOZ

ECONOMÍA

Aarón Iglesias

La naviera noruega Havila elige Turquía para llevarse sus dos cruceros, y ordena ejecutar las garantías de reembolso

03 dic 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

The Ritz Carlton no es el dueño de Hijos de J. Barreras pero, a efectos prácticos, es como si lo fuera. El gigante de los hoteles ha consumado su plan para hacerse con el control de la construcción de su crucero, y lo ha hecho sin poner un euro en el capital, al menos que haya trascendido o que le conste a alguien.

El comunicado difundido la noche del domingo por Cruise Yacht Upper Holdco Limited (CYUHL), la matriz de The Ritz Carlton Yacht Collection, con sede en Malta, anunciando un preacuerdo para tomar el control de Barreras (el 75 %) no habla de inversión, ni de poner dinero en el astillero, sino de la cesión temporal de derechos por parte de la petrolera Pemex, propietaria del 51 % de Barreras; y de la naviera vasca Albacora, titular del 24,5 %.

Douglas Prothero, consejero delegado de CYUHL, explicó el acuerdo «como parte integrante de la reestructuración global requerida por Barreras». Anunció como primera medida el nombramiento temporal de nuevos administradores, y de nuevos equipos externos y experimentados que trabajarán por la continuidad del astillero, más allá del buque que el grupo hotelero tiene a medio construir.