Barreras, de «México lindo y querido» a «Bienvenido Míster Marshall»

Una década achicando agua en las cuentas del astillero


vigo / AGENCIA

Hace cuatro años, Barreras salía del concurso de acreedores en el que cayó en el año 2011, arrastrado por 78 millones de euros de deudas que colapsaron el astillero después de dieciséis años de brillante actividad. La crisis del tax lease y los bancos cerraron todas las vías de contratación posible para poder tapar el gran boquete abierto en las cuentas, y la compañía no tuvo más remedio que acogerse de forma voluntaria a un proceso de saneamiento que dejó por el camino a numerosas auxiliares, víctimas de impagos y quitas. Ese día, José García Costas, veterano empresario del naval, propietario de potentes grupos de auxiliares como Baliño o Emenasa, hizo valer sus acciones (el 24,3 %) y sus apoyos políticos para que Pemex lo convirtiera en presidente de Barreras durante un período de seis años. El futuro pintaba brillante, porque la entrada de la petrolera garantizaba estabilidad económica y barcos, muchos barcos, que no llegaron.

Había que salir a buscarlos, pero Barreras había olvidado cómo hacerlo. Con la cartera de pedidos vacía, el equipo de Costas comenzó a disparar a todo cuanto contrato se movía, presentando ofertas competitivas, presupuestadas a la baja, e imposibles de cumplir. Fue así como el astillero ganó el crucero de Ritz Carlton. Ahora Costas y su equipo están fuera del astillero y el gigante de los hoteles campará a sus anchas por el astillero para acabar su crucero, la jugosa manzana envenenada que quizás Barreras nunca debió morder.

Ritz Carlton consuma su desembarco en Barreras y pone el astillero a su servicio

m. sío dopeso

La naviera noruega Havila elige Turquía para llevarse sus dos cruceros, y ordena ejecutar las garantías de reembolso

The Ritz Carlton no es el dueño de Hijos de J. Barreras pero, a efectos prácticos, es como si lo fuera. El gigante de los hoteles ha consumado su plan para hacerse con el control de la construcción de su crucero, y lo ha hecho sin poner un euro en el capital, al menos que haya trascendido o que le conste a alguien.

El comunicado difundido la noche del domingo por Cruise Yacht Upper Holdco Limited (CYUHL), la matriz de The Ritz Carlton Yacht Collection, con sede en Malta, anunciando un preacuerdo para tomar el control de Barreras (el 75 %) no habla de inversión, ni de poner dinero en el astillero, sino de la cesión temporal de derechos por parte de la petrolera Pemex, propietaria del 51 % de Barreras; y de la naviera vasca Albacora, titular del 24,5 %.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Barreras, de «México lindo y querido» a «Bienvenido Míster Marshall»