La última factura no baja de 3.500 euros

Además de los gastos en tanatorio y entierro, tras el fallecimiento de un familiar hay que realizar trámites administrativos y notariales y afrontar el pago de impuestos


Redacción / La Voz

Cuando muere un familiar, lo último en lo que pensamos es en el bolsillo. Pero lo cierto es que un fallecimiento obliga a las personas más allegadas a realizar una serie de trámites que suponen un alto coste. En lo monetario, porque esa última factura no baja de los 3.500 euros (si no estamos asegurados y optamos por un velatorio y un entierro sin grandes dispendios). Y en tiempo, porque tendremos que hacer varios trámites administrativos imprescindibles para cobrar la herencia y quedar en paz con el fisco. A continuación, repasamos todas las fases del proceso y el papeleo y desembolso que pueden implicar.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

La última factura no baja de 3.500 euros