La realeza también se apunta a la moda de los pisos turísticos

La familia real de la India hace negocios con Airbnb y pone en alquiler una suite del Palacio de Jaipur


Redacción / La Voz

Vivir como un rey -o más bien como un auténtico maharajá- ya está al alcance de cualquiera. De cualquiera que disponga en la cartera de la nada desdeñable cantidad de 7.300 euros. Y todo gracias a la familia real de Jaipur (India), que ha decidido abrazar la modernidad y apuntarse al último grito de los pisos turísticos.

El veinteañero príncipe Padmanabh Singh pone al servicio de los viajeros más adinerados una de las suites de su fastuoso palacio de Jaipur, una residencia con más de tres siglos de historia a sus espaldas. Y lo hace de la mano de Airbnb, donde ya se pueden empezar a hacer reservas para disfrutar de una estancia digna de cualquier historia de Las mil y una noches. El precio no parece haber sido un impedimento, puesto que la suite Gudliya tiene su agenda completamente copada hasta mediados del mes de enero.

La experiencia incluye un gran dormitorio para dos personas, un baño con jacuzzi y una piscina interior privada. Y eso no es todo. Porque, tal y como se recoge en la ficha de Airbnb, la familia también ofrece un servicio de chófer privado para realizar excursiones y conocer todos los pormenores de la zona sobre la que se erige el palacio, así como un mayordomo convertido en guía turístico que compartirá con los visitantes toda la historia contenida en las paredes del palacio.

También se puede disfrutar de una cuidada experiencia gastronómica. Las comidas y cenas, que estarán formadas por selectos y típicos platos de la India, se servirán en la terraza de la habitación, que ofrece unas vistas a las montañas de Aravalli. Para el desayuno, el lugar escogido son los jardines de la mansión.

El joven Padmanabh -familiarmente conocido como Pacho- explicó en un comunicado los motivos que lo han llevado a abrir las puertas de su casa: «En mis viajes, Airbnb me ha hecho sentir bienvenido en ciudades y culturas nuevas. Estoy encantado de compartir la experiencia de la hospitalidad india por excelencia».

Padmanabh es el descendiente número 303 de la familiar real de la ciudad de Jaipur. Heredó el trono en el año 2011, tras la muerte de su padre. Y el asiento no fue lo único que le dejó su predecesor. Porque Pacho, que pasa la mayor parte de su tiempo en Roma, es el único beneficiario de una fortuna estimada en 2.500 millones de euros. Su decisión de abrir las puertas de su casa a Airbnb no parece tener un objetivo económico. De hecho, ya ha anunciado que todas las ganancias recaudadas se donarán a la Fundación Princesa Diya Kumari, una organización local que apoya a las mujeres rurales de Rajastán. Con la familia india, Airbnb firma un nuevo hito. La de Jaipur es la primera residencia monárquica que pone en alquiler. Quién sabe si en el futuro se podrá pernoctar en Buckingham o en Zarzuela.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Tags
Comentarios

La realeza también se apunta a la moda de los pisos turísticos