Portugal frena la subida del salario mínimo para blindar su competitividad

ECONOMÍA

Paulo Vaz Henriques

Lo incrementa un 6 % hasta los 635 euros y aplaza la barrera de los 700 hasta el 2022

14 nov 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Portugal tiene apenas 300.000 parados, y una tasa de desempleo en mínimos históricos del 6,1 % (la más baja en 16 años). La marcha de su economía, espoleada desde el Gobierno con agresivas políticas de incentivos fiscales a la inversión, es la envidia de su vecinos europeos.

Pero vienen curvas, o eso es lo que dicen todos los analistas. Y si además de la fiscalidad, la fuerza laboral es la otra gran marca de competitividad de la casa, el Ejecutivo que preside el socialista Antonio Costa no está por la labor de cargarse a la gallina de los huevos. Y ha tomado esa decisión sin presiones.

Tras una holgada victoria en las elecciones del pasado 6 de septiembre, que dejó a los socialistas a diez escaños de la mayoría absoluta, Costa ha optado por no reeditar el pacto de la anterior legislatura con comunistas y Bloco de Esquerdas y se arriesgará a gobernar en solitario y en minoría.