Amancio Ortega estudia llevar Pontegadea y la sede de la Fundación al centro de A Coruña

Podrían instalarse en un edificio propiedad del empresario ubicado en Los Cantones


Redacción

El equipo más cercano al principal accionista de Inditex, Amancio Ortega, está estudiando la posibilidad de trasladar tanto Pontegadea, la sociedad patrimonial del empresario, como la fundación que lleva su nombre -ubicadas ambas actualmente en el polígono de Sabón, en Arteixo-, a un nuevo emplazamiento.

El lugar escogido sería un histórico edificio situado en el Cantón Grande 4, un inmueble que ya es propiedad de la sociedad de inversión del empresario y que tiene una situación privilegiada, ya que se encuentra en pleno centro de la ciudad herculina.

De hecho, el edificio está situado a menos de un kilómetro de la vivienda en la que residen tanto Amancio Ortega y Flora Pérez como su hija, Marta Ortega.

Sin embargo, antes de llevar a cabo la mudanza habrá que rescindir el contrato de algunos de los inquilinos. Y es que en el inmueble que podría convertirse en el futuro en sede de Pontegadea y de la Fundación Amancio Ortega quedan todavía algunos arrendatarios. El más importante es el Banco Santander, que tiene instaladas en estas oficinas su sede de la ciudad.

Y no son los únicos. Porque también tienen sus despachos en este emplazamiento otras empresas como el bufete de abogados Garrigues o la desarrolladora de software Accenture. Algunos de los inquilinos ya han hecho las maletas y hay plantas del inmueble que ya se encuentran vacías. Otros seguirán sus pasos en los próximos meses.

Más espacio en Sabón

En la actualidad, tanto Pontegadea como la Fundación Amancio Ortega tienen sus oficinas en el polígono de Sabón, en Arteixo, en la sede central del grupo textil.

Si finalmente se confirma el movimiento, los edificios que hasta ahora albergaban estas dos entidades quedarían liberados, permitiendo así al gigante textil gallego aprovechar estas edificaciones para albergar otros departamentos.

Inditex, Pontegadea y la Fundación Amancio Ortega no serán los únicos que noten el traslado. Porque, como es de esperar, se producirá un movimiento en el mercado inmobiliario local. Y es que las empresas que hasta ahora están ubicadas en el edificio de los Cantones, una de las zonas más emblemáticas (y cotizadas) de A Coruña, tendrán que buscar una nueva morada.

Una silla y una mesa en Zara... y ya está

Sofía Vázquez

Amancio Ortega quiere pasar desapercibido y lo intenta y lo intenta, pero no lo consigue. Construyó Inditex, un empresón que está en el punto de mira los actores mundiales del mundo económico. A sus 81 años sigue haciendo lo mismo que a los 35: preocuparse por Zara y compañía. Por lo demás, vive en una Galicia que protege su intimidad

Ni va a la última moda ni se espera. Azul, gris y blanco, y sin corbata. Amancio Ortega, que es algo más que uno de los hombres más ricos del mundo, no está preocupado por la subida y bajada de la bolsa ni pierde un minuto de su vida en saber quién ocupa el número 1 de la lista Forbes , en la que preferiría no salir pero eso es imposible.

Ortega se ha convertido en el icono de las grandes fortunas. Sin embargo, hay muchas maneras de ser rico. Por ejemplo, él no ha heredado ni fortuna ni ninguna empresa de su abuelo o de su padre. Tampoco ha logrado crecer en torno a la especulación, ni ha multiplicado su fortuna en acciones con límites difíciles de explicar o aprovechándose de concesiones o subvenciones estatales. Lo que sí recibió fue un mensaje claro y transparente como el agua el día que fue a la tienda con su madre, y la dueña le dijo a la mujer: «Señora Josefa, lo siento mucho, pero ya no le puedo fiar más dinero».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Amancio Ortega estudia llevar Pontegadea y la sede de la Fundación al centro de A Coruña