Latinoamérica, decisiva en el crecimiento de las multinacionales

Las grandes firmas presentes en esos países mantienen su apuesta pese a los conflictos que están surgiendo

j. C E. M.
madrid / colpisa

Latinoamérica ha permitido a las empresas españolas convertirse en multinacionales y las ha preparado para competir en un mercado global. Muchas de esas grandes compañías llevan décadas en la región y los ingresos obtenidos allí amortiguaron el impacto de la recesión en el mercado doméstico y en Europa, pero ahora es América Latina la que sufre la crisis.

Según las últimas previsiones del FMI, la región crecerá un 0,2 % este año (el pasado lo hizo un 1 %), frente al 5,9 % de Asia o el 3,2 % de África.

Las inversiones españolas en esta región desde 1993 superan los 217.000 millones. Es el primer inversor europeo y el segundo mundial, por detrás de Estados Unidos. Los principales riesgos a los que se enfrentan son inestabilidad política, desaceleración económica, tipo de cambio e inestabilidad jurídica. Pero también es uno de los mercados capitales para las empresas españolas, que no piensan abandonar porque las posibilidades de crecer son mayores que en Europa, donde el negocio está maduro.

Desde el Banco Santander apuntan que «nuestro negocio sabe hacer frente a la volatilidad». La entidad genera en toda América Latina un 46 % de sus beneficios, por lo que se encuentra «preparada» ante contextos como el que ahora se da en algunos territorios con más conflictos. El principal riesgo es el de los posibles desplomes de la divisa. En el BBVA dicen que están «acostumbrados a estas situaciones». México es la economía que más porcentaje de beneficios aporta a todo el grupo: más de 4 de cada 10 euros. Por eso sigue en su apuesta por ese país y buena parte de América Latina donde está presente, y donde ha unificado todas sus marcas locales por la del grupo.

Iberdrola acaba de ratificar también su compromiso con economías como la de México o Brasil, donde destinará otros 6.600 millones hasta el 2022 a través de su filial Neoenergia. En este caso, los riesgos vienen de los cambios de Gobierno. Que se lo digan a Naturgy, que ha ido modificando la estrategia del grupo y está pendiente de ver cómo se desarrollan las medidas anunciadas en materia energética.

Repsol obtiene un 13 % en América Latina y Telefónica el 42,8. Esta se confiesa «muy condicionada» por el desarrollo del entorno.

Latinoamérica juega un papel clave en el negocio de la constructora OHL, con el 20,1 % del total de sus ventas. Tiene dos grandes obras en Chile, aunque la última oleada de protestas en el país aumenta el riesgo de que el nuevo Gobierno paralice algunos proyectos. Ferrovial teme que la inestabilidad política pueda conllevar cambios normativos que impacten en su negocio, en Colombia y Chile. Mapfre y Meliá, también con inversiones en Latinoamérica, mantendrán su apuesta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Latinoamérica, decisiva en el crecimiento de las multinacionales