El beneficio del Santander cae un 35 % arrastrado por el «brexit»

El negocio del banco en España mejora un 3,4 % hasta los 1.185 millones

José Antonio Álvarez, consejero delegado del Santander
José Antonio Álvarez, consejero delegado del Santander

Colpisa

Las cuentas del Banco Santander han arrojado un beneficio de 3.732 millones entre enero y septiembre, con una caída del 35 %. Este descenso se explica fundamentalmente por el impacto en su negocio británico de la incertidumbre provocada por un brexit que ya se extiende durante más de dos años y medio. Por esta cuestión, el banco presidido por Ana Botín ha provisionado casi 1.500 millones, como ya había anunciado en septiembre, al ajustar el fondo de comercio en ese país, más otros 103 millones por los seguros de protección de pagos en ese país, y otros cargos por valor de 40 millones. A ello se suman además los 814 millones por los costes de reestructuración acometidos en España y el Reino Unido. En total, una sangría de 2.448 millones.

A pesar de este contexto, el consejero delegado del grupo, José Antonio Álvarez, apuntó que el brexit no ha tenido un impacto directo en el resultado de Santander UK, su filial británica, sino que se ha visto más perjudicada por el «entorno complejo» a la hora de generar ingresos sobre todo en el mercado hipotecario de ese país. En cualquier caso, el ejecutivo se ha mostrado satisfecho con las cuentas del banco, cuyo beneficio recurrente (excluidos los cargos extraordinarios) ha sido de 6.180 millones, un 2 % superior.

El ejecutivo recordó la «diversificación» de un negocio repartido a partes casi idénticas entre Europa y América. De hecho, Brasil es el mercado que más pesa en el beneficio consolidado, al rozar el 30 % del total, seguido de España (15 %). Además, y para contrarrestar los tipos en mínimos de la zona euro, Santander sigue registrando un incremento de volúmenes contratados sobre todo en las economías emergentes donde está presente.

En España, el beneficio fue de 1.185 millones, un 3,4 % más. Lo ha conseguido con la reducción de los costes de un 7 %, como consecuencia de las eficiencias generadas tras la integración del Popular. Tras aplicar el ERE, a finales de año, el banco habrá cerrado unas 1.200 oficinas producto de esa fusión de la entidad adquirida en junio del 2017. Ahora se centrará en «optimizar» la red con un «nuevo modelo de distribución» que pase por las nuevas tecnologías para ir reduciendo costes.

No cobrará por los depósitos

José Antonio Álvarez insistió en que el Santander no cobrará a los clientes minoristas por los depósitos mientras el tipo de interés se mantenga en el 0,5 %, aunque sí lo hace con los institucionales y prevé aplicar esa medida a los grandes clientes con cuentas inactivas. «No veo que con los niveles actuales de los tipos se llegue a cobrar al cliente. No lo veo», subrayó el consejero delegado, afirmación con la que sugiere que no lo descartaría en el caso de que el Banco Central Europeo decida volver a rebajar los tipos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El beneficio del Santander cae un 35 % arrastrado por el «brexit»