¿Si me muero se queda mi ex con mi pensión?

Sofía Vázquez
Sofía Vázquez REDACCIÓN

ECONOMÍA

María Pedreda

En líneas generales, sí, siempre que no haya separación judicial o divorcio

20 oct 2019 . Actualizado a las 09:28 h.

Una persona metida ya en años abandonada por su marido en medio de una enfermedad se preguntó: ¿Si me muero mi ex va a cobrar la viudedad? La respuesta que nos dio el despacho Vento Abogados, es, simplemente, sí, siempre que no haya separación judicial o divorcio. La mujer recordó entonces que su expareja le había puesto como excusa que no valía hacer todo el papeleo legal para el divorcio porque «ya no se iban a volver a casar»; ella en su interior estaba convencida de que el hombre lo hacía porque quería aprovechar «la oportunidad económica de mi fallecimiento» sin pensar que él, quizá, muriese antes. Catarina Capeáns apostilla que en este supuesto -fallecimiento de uno de los miembros de la pareja separada de hecho-, la cuantía de la prestación es del 52 % de la base reguladora (hay excepciones que la incrementan). Para llegar a obtener una prestación de viudedad en su cuantía máxima, el fallecido tendría que haber estado cotizando durante un período de tiempo prolongado por la base máxima de cotización, un total de 4.070,10 euros, y aun así ,el 52 % de la base reguladora sería 2.116,45 euros, que dista mucho de la cuantía máxima para las prestaciones, de 2.659,41 euros.

En el caso de divorcio o separación judicial solo se devenga la pensión de viudedad cuando haya habido con anterioridad una compensatoria y la prestación disminuiría hasta alcanzar la cuantía de esta última.

Pero ojo, si la separación es anterior al 2008, el derecho a pensión no queda condicionado a que la persona divorciada o separada judicialmente tenga derecho a una pensión compensatoria siempre que 1.- entre la fecha del divorcio o separación judicial y la fecha del fallecimiento no hayan transcurrido más de diez años. 2.- que hayan estado casados como mínimo diez años. 3.- se cumpla alguna de las siguientes condiciones: o la existencia de hijos comunes del matrimonio o que el beneficiario tenga una edad superior a los 50 años en la fecha en que falleció el cónyuge. Desde el 2013, también tendrán derecho a recibir la pensión aunque no tuviesen compensatoria si tienen más de 65 años, no tienen otra pensión pública y la duración del matrimonio no fuera inferior a los 15 años.