The Ritz Carlton culpa al expresidente de Barreras de boicotear la venta

El grupo americano asegura que quiere acabar el crucero en el astillero en 5 meses


vigo / la voz

No es habitual que un armador acuda a escuchar y a dar explicaciones a las empresas auxiliares de un astillero. The Ritz Carlton Yatch Collection lo hizo ayer, pero es que la situación lo requería.

Douglas Prothero, el consejero delegado de la compañía, acudió a la sede de Asime, la patronal del metal, y allí, ante una representación de los empresarios afectados por las deudas de Barreras, reiteró que el único plan que hay sobre la mesa es acabar el barco en Barreras lo antes posible, y estableció un plazo de 5 meses como el objetivo deseable, aunque difícil de cumplir, dado el estado de retraso de 8 meses que acumula la obra.

«Queremos ser parte de la solución de este problema», manifestó el ejecutivo que, según fuentes de la reunión, se mostró muy crítico con los accionistas españoles del astillero, José García Costas y la naviera Albacora, a quienes responsabilizó del bloqueo de la operación de compra lanzada por el fondo Oaktree, que es el principal inversor de la división de cruceros de Ritz Carlton, y no envió a ningún representante a la reunión con los acreedores de Barreras.

Pemex, a favor

Según estas fuentes, la operación que supondría el traspaso del 100 % de las acciones de Barreras al fondo estadounidense al precio de 1 euro si contaría ya con la aprobación de Pemex, accionista mayoritario.

Al término del encuentro, las auxiliares reiteraron de forma más contundente el mensaje lanzado horas antes, en una comparecencia de la plataforma de afectados celebrada por la mañana: «si no se facilita la solución por parte de los accionistas españoles exigiremos responsabilidades legales», advirtieron las empresas. «Es inadmisible llevar a la industria auxiliar a una situación dramática por proteger intereses particulares, no lo permitiremos», concluyeron.

La cruda realidad es que la industria auxiliar de Barreras se encuentra al borde del colapso, y teme por el futuro de los más de 1.000 puestos de trabajo, si los accionistas no facilitan la venta del astillero al fondo de inversión Oaktree.

Esa es la causa que, mantiene bloqueada la única posibilidad de que el astillero, ahora en situación de preconcurso, evite el concurso de acreedores y, llegado el caso, una más que probable liquidación.

No hay tiempo

En una intervención previa al encuentro con Ritz Carlton, Enrique Mallón, secretario general de Asime, habló en representación de la plataforma de empresas auxiliares acreedoras de Hijos de J. Barreras, que integra a 32 firmas a las que el constructor naval debe más de 20 millones de euros (aunque es solo una estimación). «La venta del astillero debe resolverse en cuestión de días para despejar el futuro de los proyectos en marcha y garantizar que se terminan los barcos contratados», manifestó Mallón.

El secretario general del metal gallego hizo un llamamiento a la responsabilidad de los actuales accionistas del astillero y lamentó que las negociaciones con los posibles compradores (el fondo Oaktree, principal inversor de Ritz Carlton) estén «enrocadas» por «intereses particulares» de alguno de los actuales dueños. «No podemos permitir que por las garantías de unos u otros pague el pato la industria auxiliar de manera dramática», manifestó.

Preguntado por otras acciones jurídicas que pudieran emprender los acreedores en el plazo de cuatro meses del preconcurso en el que está inmerso Barreras, Enrique Mallón ha dicho que existen «vías penales» pero para eso habría que conocer antes las cuentas del año 2018 y si existe un informe de auditoría y contiene salvedades.

La venta del 100 % de las acciones al precio de un 1 euro tiene la aprobación de Pemex

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

The Ritz Carlton culpa al expresidente de Barreras de boicotear la venta