Galicia pierde 7.350 cotizantes en el peor septiembre para el empleo tras la crisis

Gabriel Lemos REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

Eduardo Parra - Europa Press

Con apenas 3.200 nuevos ocupados en España, el Gobierno ya admite el enfriamiento laboral

02 oct 2019 . Actualizado a las 21:20 h.

La desaceleración del mercado laboral es un hecho que ya admite hasta el propio Gobierno. Lo hizo ayer la ministra de Economía, Nadia Calviño, después de que la Seguridad Social publicara los datos de afiliación a la Seguridad Social en septiembre, que muestran que el mes pasado solo se crearon 3.224 puestos de trabajo en España, un 85 % menos que en el mismo período del 2018 (cuando se incorporaron al sistema casi 22.900 nuevos cotizantes) y el dato más bajo para este mes desde el fin de la crisis, hace seis años.

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, fue otra de las voces del Ejecutivo que reconoció el «evidente» enfriamiento del empleo desde el inicio del verano, y justificó que la tendencia se vio acentuada en las últimas semanas por imprevistos como la quiebra de Thomas Cook, las consecuencias de la gota fría en la costa mediterránea y el recorte del empleo en las administraciones autónomas, que achacó al retraso en la toma de posesión de los gobiernos regionales.

Tampoco ayudó el calendario. Y es que el 31 de agosto, fecha de finalización de miles de contratos temporales de la campaña estival, cayó este año en sábado, por lo que a efectos administrativos las bajas no se computaron hasta el lunes siguiente, que ya era septiembre. Ese día se registraron 533.808 ceses, doscientos mil más que en la primera jornada hábil del mes pasado.