As Pontes plantea una huelga general para el 16 de octubre ante el anuncio de cierre de la central

El paro se completaría con una caravana de vehículos en Madrid si el ministerio no ofrece soluciones este miércoles


El comité de crisis reunido este domingo en As Pontes (A Coruña) estudia la convocatoria de una huelga general en el municipio para el próximo miércoles 16 de octubre para protestar ante el anuncio de cierre de la central térmica de Endesa.

Así lo ha asegurado el alcalde de As Pontes y presidente de la Diputación, Valentín González Formoso, tras participar en la reunión del comité de crisis a la que han asistido también partidos políticos de la corporación, sindicatos y colectivos sociales.

La huelga que se planea para el próximo 16 de octubre se complementará con una caravana de vehículos en Madrid. Precisamente, la capital del Estado acogerá este miércoles una reunión de representantes de los trabajadores con el Ministerio para la Transición Ecológica.

La idea de una huelga se desecharía si el miércoles el Gobierno les da «salidas concretas» ante la decisión de Endesa. «Pero, en principio, como no contamos con eso, emprenderemos esa acción», señala González Formoso.

Este lunes habrá en Ferrol una reunión de alcaldes de las comarcas de Ferrolterra, Eume, Ortegal, A Mariña y Terra Chá, a la que también asistirá el alcalde de As Pontes y presidente de la Diputación de A Coruña.

Ya el martes, está previsto que más de 800 vehículos partan en caravana desde el municipio hasta A Coruña. En este sentido, Valentín González Formoso ha querido «animar a la gente» a «secundar» esta movilización en la que participarán no solo transportistas de carbón, sino también personas particulares.

«Debemos estar unidos, nos jugamos el futuro de este pueblo»

María Meizoso

El fin de la térmica abre una herida en un municipio que confiaba en alargar la vida útil de la planta

Cuando Endesa anunció su decisión de transformar la central térmica de As Pontes un nuevo horizonte se abrió en el municipio. El proceso de descarbonización estaba en marcha, pero camioneros, industria auxiliar, plantilla principal y el resto de los sectores productivos de la villa tenían garantizado un futuro laboral lo suficientemente holgado como para elaborar un plan B. Ese que ahora falta. El pasado viernes la noticia fue la opuesta: la del cierre de la planta. La comunicación de la compañía eléctrica supuso un jarro de agua fría. Una nube de tristeza inundó el ambiente de una localidad que, a partir de ahora, debe mirar a su futuro con unas perspectivas que se han esfumado de un plumazo. «Estoy realmente preocupado por lo que pueda pasar, sobre todo, porque mi clientela está formada en un 95 % por gente vinculada a Endesa, directa o indirectamente», explica Borja Pena, al frente de A Taberna de Pancho. En la mañana de ayer, el anunciado cierre de la térmica protagonizaba el café de la mañana. «Ahora lo que toca es apoyar todo lo que se haga, nos jugamos el futuro de este pueblo, así que tenemos que estar unidos para conseguir alternativas».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

As Pontes plantea una huelga general para el 16 de octubre ante el anuncio de cierre de la central