La conciliación empieza en la cocina

El Gobierno vasco prepara un decreto para aumentar la superficie mínima de este rincón del hogar y conectarlo con la sala de estar, con el objetivo de hacer la casa un lugar más apto para la conciliación


El Gobierno vasco ha decidido ampliar sus funciones para dedicarse al sector inmobiliario. Y se ha metido, literalmente, hasta la cocina. Euskadi prepara un decreto para aumentar la superficie mínima de este rincón del hogar y conectarlo con la sala de estar, con el objetivo, no de saciar los deseos de los amantes de espacios abiertos sino de, en teoría, hacer de la casa un lugar más apto para la conciliación y la convivencia, armoniosa, en pareja. Se entiende, o entiende la Consejería de Vivienda presidida por el socialista Iñaki Arriola, que pasar de 5 a 7 metros cuadrados entre fogones favorecerá el reparto igualitario de tareas, partiendo de la base de que es ella la que cocina, claro. Asimismo, el salón o sala de estar deberá medir un mínimo de catorce metros cuadrados. Y nada de tabiques por medio.

Adiós a los pisos colmena

El ejecutivo vasco considera que las cocinas «laboratorio», los espacios «jerarquizados» o los pisos «colmena» (miniviviendas al estilo japonés de unos veinte metros cuadrados que ya se han implantado en algunos puntos de España como Barcelona) son una amenaza para las mujeres.«Se trata de hacerlas más igualitarias», aseguró en declaraciones a Onda Cero el director general de Vivienda del País Vasco, Pablo García Astrain.«No es solo el tamaño de la cocina, sino de no confinar a la persona que asume las tareas».

Criterios que se han tenido en cuenta a la hora de elaborar el bosquejo de una norma que será pionera en la introducción de exigencias «de género» para autorizar la habitabilidad de una vivienda. Obviamente, además de los viejos requisitos de accesibilidad o salubridad. 

Y es que, según los promotores de la Consejería de Vivienda del gobierno vasco, la cocina es el principal foco de «riesgo» de aislamiento para la mujer. De ahí esta medida enfocada a acabar con la excusa de la falta de espacio para acceder a este lugar de la casa.

Hijos de 30 años en 6 metros cuadrados

Pero no solo. No se concederá permiso de habitabilidad a viviendas por debajo de los 35 metros cuadrados, el mínimo aunque el piso tan solo tenga una habitación; y por cada nuevo dormitorio o cuarto, la casa deberá tener doce metros cuadrados útiles más. Cada uno de los dormitorios habrá de medir al menos diez metros cuadrados -frente a los siete actuales- y, si tiene espacio de almacenaje, al menos once y medio.«Ahora los hijos permanecen en casa hasta más tarde. ¿Los vamos a tener hasta los 30 años en seis metro cuadrados», añadió García Astrain.

De momento un borrador, el documento se encuentra en fase de alegaciones. El Gobierno espera que pueda entrar en vigor dentro de un año. Si la norma sale adelante, a partir de ahora las cocinas minúsculas, donde abrir la puerta del frigorífico puede suponer un choque de intereses con la apertura del horno, y en las que la presencia de dos personas al mismo tiempo es un imposible, quedarán prohibidas por ley. Esta perspectiva urbanística de género afectará también a los lugares comunes del edificio, evitando «puntos negros» y creando espacios que generen confianza a los residentes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

La conciliación empieza en la cocina