Las eléctricas cambian de nombre en once millones de facturas de la luz

Renombran sus comercializadoras de mercado regulado por orden de Competencia

Esta factura de Gas Natural Fenosa es historia; ahora se denomina Comercializadora Regulada Gas & Power o Naturgy Iberia, si el contrato es de mercado libre
Esta factura de Gas Natural Fenosa es historia; ahora se denomina Comercializadora Regulada Gas & Power o Naturgy Iberia, si el contrato es de mercado libre

redacción / la voz

Las entradas y salidas de accionistas en las compañías eléctricas está actuando como una apisonadora en los equipos directivos, en los modos de gestión, en el número de trabajadores... Y también en las denominaciones históricas. Como las de Fenosa o Viesgo, que han perecido víctimas de los nuevos tiempos. Lo de toda la vida no es aquí lo mejor. Viene a cuento este ataque de nostalgia porque las seis grandes eléctricas habilitadas para operar en el mercado regulado, con once millones de contratos, y con las reglas que les dicta el Gobierno, han cambiado de marca, y las pocas históricas que quedaban han desaparecido. Lo han hecho -algunas a regañadientes- a instancias de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que en diciembre pasado les ordenó que fuesen bien claritas con los consumidores y diferenciasen los nombres de las comercializadoras que operan en el mercado regulado de las del libre. De ese modo, los clientes deberían saber a simple vista a qué negocio pertenecen, porque Competencia detecta que la mayoría no tienen muy claro qué tipo de contrato tienen. El regulador también constata cambios de comercializador del regulado al libre sin consentimiento del interesado.

Está por ver que se haga la luz con los nuevos nombres. Con algunos, sí, pues son más que evidentes. Como Comercializadora Regulada Gas & Power, la comercializadora de Naturgy. Los clientes de este grupo -mayoritario en Galicia- han tenido que acostumbrarse a nombres diferentes en los últimos años. El grupo se denominaba hasta el verano del 2018 Gas Natural Fenosa. El apellido gallego solo queda en la memoria.

Tampoco hay que adivinar en qué mercado opera Comercializador de Referencia Energético, tras el que se oculta CHC (antes, Hidrocantábrico). La cosa se complica un tanto con Baser, pero se aclara cuando al lado se lee Comercializadora de Referencia. Es el nombre elegido por EDP. O con Régsiti, que va seguida del apéndice Comercializadora Regulada. Esta última operaba hasta hace bien poco como Viesgo, otra marca histórica del norte de España, y que en Galicia es especialmente conocida en la provincia de Lugo a través de Begasa. Viesgo sigue existiendo, pero casi todos sus activos son ahora de Repsol, que ha tenido que prescindir de la marca. Finalmente, Iberdrola ha elegido denominarse Curenergía Comercializador de Último Recurso. Endesa Energía XXI Comercializadora de Referencia completa la lista.

Las de mercado libre se denominan Endesa Energía, Iberdrola Clientes, Naturgy Iberia, EDP Energía, Repsol Comercializadora de Electricidad y Gas y Cide HC Energía.

Se puede volver al regulado

Quizá alguno de los quince millones de consumidores con contrato en el mercado libre (frente a los once millones del regulado) se enteren ahora de ello. Solo hay que leer el nombre de la compañía que emite la factura y listo. Pues si es así y quieren volver al regulado por el Gobierno, pueden hacerlo. Solo tienen que comprobar la fecha en que expira el contrato en vigor y solicitar el cambio a la compañía comercializadora. Todos los expertos coinciden en que, como normal general y si los conocimientos sobre el sector son básicos, lo ideal es permanecer al abrigo de un contrato en regulado. ¿Por qué? Porque en él los grandes grupos operan con las normas que les marca el Gobierno, por tanto es más seguro y menos proclive a engaños o maniobras para contratar servicios que no se necesitan y que encarecen la factura. Además, solo en regulado se puede optar al bono social, que incluye descuentos de entre el 25 y el 40 % en el recibo, siempre que se reúnan unas condiciones de renta.

La luz más barata tiene pocos fans

F. Fernández

Solo el 24 % de los consumidores optan por la ventajosa tarifa de discriminación horaria para ahorrar en la factura de la luz, seguramente por desconocimiento

Menos ya no se puede pagar. Todos los expertos, Ministerio para la Transición Ecológica incluido, coinciden en que lo más ventajoso para moverse en el proceloso mundo de la electricidad es cobijarse en un contrato de suministro con discriminación horaria y en el mercado regulado, en el que es el Gobierno el que le impone las normas a las compañías.

El ahorro es tal -70 euros menos de media al año, según cálculos de la OCU, pero cada hogar es un mundo- que el propio Ejecutivo ha incluido ese tipo de contratos en las últimas medidas urgentes para la protección del consumidor aprobadas en octubre pasado. Según ese acuerdo, con forma de real decreto ley, las comercializadoras que operan en el mercado regulado -son solo ocho las autorizadas para ello- deben incluir en la factura de cada cliente el dinero que hubieran pagado con la discriminación horaria (casi siempre, menos), para ver si así aumentaban los adeptos. Porque el desconocimiento es uno de los principales problemas de los clientes, la mayoría de los cuales ni saben siquiera qué tipo de contrato tienen, ni en qué mercado están y menos si tienen discriminación horaria.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las eléctricas cambian de nombre en once millones de facturas de la luz