¿A Telefónica le sale a cuenta despedir y seguir pagando sueldos?

La empresa quiere evitar mayores gastos futuros y prefiere anticiparlos, pensando así en seguir mejorando su cuenta de resultados, que es lo único que les preocupa


Telefónica acaba de anunciar un plan de bajas voluntarias para los mayores de 53 años, que tendrán derecho a recibir el 68 % del sueldo. Mandará para casa a unos 5.000 empleados (en Galicia a unos 350 sobre una plantilla de mil), según cálculos iniciales. ¿Esta manera de actuar le sale a cuenta a la empresa? La respuesta es sí. Como publicó mi compañera Fátima Fernández el viernes pasado, «lo llaman prejubilaciones, pero son despidos pactados». Tan pactados que la Seguridad Social de los trabajadores la seguirá pagando la empresa y los despedidos podrán trabajar en otras compañías o por cuenta propia siempre que su actividad no sea competencia para Telefónica y tengan autorización de la compañía, explica Fernando Fernández, secretario del comité intercentros de CC. OO.

Centrémonos en la pregunta: ¿Por qué le sale a cuenta deshacerse de 5.000 trabajadores y seguir desembolsando el 68 % de sus salarios hasta que cumplan (redondeemos) 65 años? Porque la empresa quiere evitar mayores gastos futuros y prefiere anticiparlos -con cargo a reservas que ya tenga en su balance, por ejemplo- pensando así en seguir mejorando su cuenta de resultados, que es en lo único que les preocupa. De esta manera lo que dentro de unos años a Telefónica le supondría un desembolso de 100 más todos los incrementos salariales habidos (se podría calcular en torno a un 8 acumulado), hoy le cuesta 68. Se ahorrará a lo largo de doce años gastos indirectos (coches de empresa, en reconocimientos médicos, etcétera). Imagínese que usted tiene una hipoteca, y como le toca la lotería, decide pagarla enterita. Al hacerlo se ahorrará los intereses con sus correspondientes subidas futuras (en caso de que las haya, claro). Además, en el caso de Telefónica, otro ahorro está relacionado con las instalaciones vacías, estructura que reducirá sí o sí. Es cierto que contratará a más personal, pero con otra formación y con sueldos más bajos.

Catarina Capeáns, del despacho Vento y Asociados, explica que si la empresa tiene que tomar medidas de reestructuración por exceso de plantilla siempre va a ser mucho más fácil, y menos caro desde el punto de vista reputacional, acudir a un proceso negociado con salidas voluntarias de los trabajadores que la imposición tras un ERE con marchas forzosas; esto ultimo puede generar un daño a la marca y una enorme conflictividad laboral en el centro de trabajo. Lo habitual, argumenta la experta, es que en estos procesos de salida se vean afectados los trabajadores con mayor coste.

A juicio de Capeáns, «un trabajador con una salida previa a la edad de jubilación le tiene que resultar interesante desde el punto de vista económico esta medida; y si la salida es compatible con la reubicación en otro negocio, ya sea por cuenta ajena o propia, resulta muy apetecible». «La ventaja para el empleado -dice Catarina- es la poca perdida económica y la ganancia en calidad de vida sobre todo ante la incertidumbre de que la situación de la empresa en un futuro haga necesaria una salida en peores condiciones a las que ahora pueda conseguir.

Fernández recuerda que los sindicatos defenderán a lo largo de este proceso de negociación cuatro parámetros: que el plan sea voluntario, universal (no elegirá la empresa quién se va), con buenas condiciones económicas y con enlace hasta la jubilación.

Según datos de CC .OO., desde el año 1999 la plantilla de la compañía se ha reducido en 37.000 personas, y subiendo. En los años 90 en Ourense eran casi 500 compañeros, y hoy son 80.

El talento de los mayores de 53 se diluye y se pierde. ¿De verdad piensan que se les puede llamar viejos?

Lo llaman prejubilación, pero es despido

f. fernández

Las empresas con grandes beneficios, como Telefónica o los bancos, tienen que rascarse el bolsillo para las bajas incentivadas. El Estado no las paga desde el 2012

Para empezar, «la prejubilación no existe». Así responde Pedro Blanco, abogado y coordinador de los servicios jurídicos de UGT, cuando se le requiere para que arroje luz sobre la maraña de instrumentos laborales que manejan las empresas para quitarse de encima personal por las buenas, y al hilo del enésimo plan de bajas incentivadas -mal llamadas prejubilaciones, pues en realidad son despidos pactados- de Telefónica para adelgazar la plantilla en casi 5.000 empleados de 53 o más años. Pero ¿las pagará papá Estado o no?, se preguntarán rabiosos. Pues, en este caso no, la multinacional española se tendrá que rascar el bolsillo a base de bien y asumir el coste. ¿Por qué? Porque tiene beneficios (3.300 millones en el 2018).

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

¿A Telefónica le sale a cuenta despedir y seguir pagando sueldos?