Adiós a la tarjeta de coordenadas, así te afectará la nueva normativa de pagos electrónicos

La conocida como PSD2 permitirá prescindir de la tarjeta, y el acceso de terceros a las cuentas bancarias


Redacción / La Voz

Entidades financieras, comercios y usuarios. Ninguno se escapa de pasar por el aro de la nueva normativa sobre pagos electrónicos -la conocida como PSD2 o Payment Service Directive- que lleva años orquestándose en los despachos de Bruselas. Ha sido un largo camino. Desde que se aprobó en el 2015 hasta hoy -día en el que, en teoría, debería entrar en funcionamiento- mucho es lo que ha evolucionado el comercio electrónico. De hecho, según los datos de Competencia, la facturación de este sector lleva años batiendo sus propios récords (en el 2018 rozó los 40.000 millones). Y, en el caso de la banca electrónica, más de lo mismo. Más de la mitad de la población ya la utiliza para llevar al día sus finanzas personales.

Ante este panorama, era necesario modernizarse. Y en eso se pusieron a trabajar los jefes comunitarios hace cuatro años. En el calendario marcaron el 14 de septiembre como fecha límite para que todos los agentes se encontraran ya preparados para dar el salto. Pero a algunos les ha pillado el toro. Así que el Banco de España les ha concedido un período de gracia para adecuar los sistemas a los nuevos requisitos. Eso sí, no pueden dormirse en los laureles. Urge ponerse manos a la obra, porque las cosas van a cambiar -y mucho- en los próximos meses. También para los clientes, que pueden estar tranquilos, porque de llevar a cabo todos estos cambios se encargarán las entidades.

tarjeta de coordenadas

Este plástico personal con una serie de números que tantos clientes utilizaban para realizar operaciones en la banca electrónica tiene los días contados. La nueva normativa PSD2 ha asestado un golpe mortal a este método de seguridad. Hasta la fecha, muchas entidades empleaban esta tarjeta y un mensaje de texto al móvil para permitir el pago en Internet. Se acabó. La tarjeta de coordenadas dejará paso a métodos algo más tecnológicos.

El móvil

Para realizar cualquier operación será necesario que las entidades realicen lo que la norma ha bautizado como una autenticación reforzada. Tal y como explican expertos del Banco Sabadell, esta consistirá en pedir al cliente durante el proceso de pago dos de estos tres elementos: algo que el usuario tiene (una tarjeta bancaria o el DNI), algo que sabe (una clave enviada por mensaje al móvil o un PIN), o algo que es (la huella dactilar). La combinación dependerá de cada entidad. Por ejemplo, habrá lugares en los que no sea necesario el uso de una tarjeta bancaria y que el pago se pueda efectuar con parámetros biométricos y una clave. Lo que sí que es cierto es que el móvil se convertirá en el centro de todas las operaciones, ya que en él podremos recibir las claves o introducir nuestra huella.

banco abierto

Hasta ahora, cuando los consumidores realizaban una compra on-line, los comercios tenían que «ponerse en contacto» con unos intermediarios que, además, se conectaban a la compañía responsable de la tarjeta de crédito (Visa o Mastercard, por ejemplo). Una vez hechos estos pasos, se cargaba el cobro a una cuenta corriente. La PSD2 permite saltarse todos estos pasos y eliminar intermediarios. El cliente podrá autorizar a un determinado comercio el cobro de su compra de forma inmediata y sin usar una tarjeta. Como si de algo parecido a una transferencia se tratara. Comercio y banco podrán comunicarse directamente a través del móvil del cliente. Ante esto, es normal que surja la duda: ¿Y esto de permitir a las empresas que accedan a nuestra cuenta no será peligroso? «No es peligroso si realizamos esas autorizaciones con responsabilidad. Para entenderlo de una manera sencilla, es como si tenemos las llaves de casa y las custodiamos con responsabilidad. No se las dejamos a cualquiera», explican expertos de Abanca.

fraude

El objetivo será el de mejorar la transparencia y la seguridad en los servicios de pago con un sistema de autentificación mucho más estricto. Además, la nueva normativa reforzará la seguridad para el cliente en caso de usos no autorizados de sus tarjetas. Se rebaja de 150 a 50 euros la cantidad que tiene que asumir en caso de haber sufrido un robo y, tal y como explican fuentes de Caixabank, se reforzarán los sistemas de alerta de seguridad en caso de operaciones inusuales con los diferentes canales digitales.

educación financiera

Expertos del Banco Santander aseguran que la nueva normativa es positiva, pero también alertan de que «requiere una especial concienciación de los clientes sobre los riesgos de compartir su información con terceros», porque «el control de nuestros datos, empieza por nosotros mismos». Por eso, ahora más que nunca es importante reforzar las iniciativas de educación relacionadas con la seguridad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Adiós a la tarjeta de coordenadas, así te afectará la nueva normativa de pagos electrónicos