Los sindicatos temen ahora despidos en las contratas telefónicas de R

UGT convoca huelga para exigir a la teleco que garantice el empleo en Galicia


redacción / la voz

El enfado sindical con la cablera R, propiedad de Euskaltel, se intensifica. Al medio centenar de despidos en subcontratas gallegas por el desvío de contratos a Asturias, que ya está provocando concentraciones de protesta semanales, se suma ahora el temor a que los recortes lleguen a las empresas de atención telefónica que trabajan para la teleco, y que dan empleo a medio millar de operarios. Por eso, UGT ha convocado una huelga para el próximo lunes, además de paros y concentraciones.

Ángel Iglesias, responsable del sector de oficinas del sindicato en Galicia, explicó que, de momento, se están produciendo cambios a cuentagotas que, de momento, no han generado despidos -sí cuatro desvinculaciones por fin de obra-, pero «se empieza así y acaba peor». Por eso, el sindicato reclama a R que se comprometa con el mantenimiento del empleo en Galicia.

José Miguel García: «Nuestra prioridad es seguir siendo líderes en Galicia»

G. Lemos / M. Mora

El consejero delegado de Euskaltel asegura que el ajuste laboral ya está completo y garantiza la continuidad de la marca R

Con 30 años de experiencia en el sector de las telecomunicaciones, en los que lideró la expansión de marcas como Jazztel, José Miguel García es el hombre elegido por la británica Zegona, primera accionista de Euskaltel, para pilotar la compañía tras la integración de las otras cableras del norte (la gallega R y la asturiana Telecable). Una estrategia que pasa por consolidar su liderazgo en las comunidades de origen al tiempo que abre mercado en el resto de España.

-Tras las nueve salidas de la semana pasada, ¿habrá más despidos en las próximas?

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Los sindicatos temen ahora despidos en las contratas telefónicas de R