Las gasolineras fronterizas con Portugal se refuerzan en previsión de una avalancha de conductores lusos

La huelga de transportistas de combustible amenaza con colapsar el país desde hoy

;
Las gasolineras de la frontera con Portugal desbordadas por la llegada de conductores para repostar La huelga de transportistas ha provocado el cierre por desabastecimiento de medio millar de gasolineras

vigo / la voz

Las estaciones de servicio gallegas situadas en municipios fronterizos con Portugal se preparan para afrontar una avalancha de clientes lusos a partir de hoy, cuando comienza oficialmente la huelga de transportistas de combustible que ha llevado al país vecino a declarar la alerta nacional. Ya durante la jornada de ayer, las gasolineras de Tui y A Guarda registraron una afluencia de clientes portugueses muy por encima de la habitual. «El goteo ha sido constante durante todo el día, pero no hemos tenido colas. Eso sí, todos piden el depósito lleno», afirmaba una empleada de la estación de servicio Otamar de Tui. «Hemos tenido colas puntualmente, veremos a ver qué pasa a partir de mañana. Estaremos atentos para reforzar el servicio», relató un trabajador de la gasolinera tudense Sertui. Las caravanas de conductores para repostar en los establecimientos lusos sí fueron la imagen de la jornada en el país vecino, y son ya numerosas las estaciones de servicio que 24 horas antes del inicio oficial de la huelga habían agotado sus reservas. En las últimas jornadas, el país luso ha registrado un aumento del 100 % en la venta de combustible respecto al mismo período del año pasado, según datos de la Entidad Nacional para el Sector Energético (ENSE). Ante la imposibilidad de acordar una solución para evitar la huelga, la preocupación del Gobierno de Portugal se centra ahora en garantizar los servicios mínimos (341 puestos de emergencia ) y evitar que el país, en pleno bum turístico de agosto, y a las puertas de unas elecciones legislativas, se quede colapsado. El primer ministro, Antón Costa, volvió a lanzar ayer un aviso contundente a los huelguistas que no acaten los servicios mínimos decretados. «Hay una cosa que quisiera dejar muy claro: la orden que se ha transmitido a las fuerzas de seguridad es que la violación de cualquier declaración de desobediencia civil no puede quedar impune», afirmó en una nueva declaración institucional. La huelga de los transportistas de combustibles está convocada por período indefinido, por lo que, si no es desconvocada, la situación de emergencia energética se extenderá al menos hasta el 21 de agosto, según decretó el Ejecutivo luso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las gasolineras fronterizas con Portugal se refuerzan en previsión de una avalancha de conductores lusos