La inflación mantiene aún miles de bajos sin explotar en Galicia

Los propietarios se resisten a bajar más los precios, mientras las calles se pueblan de locales vacíos

A Raíña. Es la calle más exclusiva de Lugo. El metro cuadrado de alquiler comercial se sitúa en 480 euros.
A Raíña. Es la calle más exclusiva de Lugo. El metro cuadrado de alquiler comercial se sitúa en 480 euros.

redacción / la voz

La actividad comercial mantiene el pulso en las principales arterias urbanas de Galicia, pero la radiografía por comarcas muestra un mapa más desolador.

 vigo

La bolsa de locales vacíos al cierre del 2018 superaba los 900 (un año antes eran 750). Los bajos comerciales de la zona centro-Areal y el Casco Vello siguen siendo las dos más caras para alquilar, pero en el primer caso el precio del metro cuadrado ha empezado a ceder después de haber tocado techo por encima de los 55 euros. Situación distinta viven las calles de barrio, a una media de 10,50 euros el metro y bajando.

 a Coruña

Dos grandes vías paralelas marcan el éxito y el fracaso en el resurgir de los negocios. El primero es la calle Real, donde los alquileres se hundieron con la crisis. A partir de ahí, se han estancado y ya no se cede un euro más a quien quiere explotar un negocio. Por contra, San Andrés vivió un reciente pequeño resurgir, gracias a los negocios hosteleros, especialmente en la parte próxima a la plaza de Pontevedra. Pero el tramo intermedio vuelve a ser un cúmulo de locales cerrados.

santiago

Los bajos vacíos se acumulan ante una demanda escasa. Los precios están estabilizados. Aun así, el importe mensual sigue siendo la única queja de los inquilinos. La mayoría buscan locales pequeños. El Ensanche alto es la zona más demandada y también la que cuenta con el coste más elevado, con alquileres medios que rondan los 1.000 euros, y de hasta 3.000 en calles como Xeneral Pardiñas. La segunda área más demandada es el entorno de la catedral. Los precios de la zona vieja se equiparan a los del Ensanche bajo, 500 euros de media.

 ferrol

Hay zonas con muchos locales vacíos, como el centro, donde la marcha de Zara dejó un reguero de cierres y hay casos en los que los precios han tenido que ir adaptándose y bajando lo que permite una oportunidad para emprendedores. 

 pontevedra

Es la única ciudad gallega sin grandes centros comerciales por decisión política, pero la situación no es diferente a la del resto. Que haya locales vacíos es una tónica general en todo el centro urbano y pese a ello, los precios de los alquileres no bajan. Tampoco suben, pero los propietarios parece estar más dispuestos a cargar con un local sin rentar que a rebajar sus pretensiones. El precio medio en la zona más cara y demandada -la milla de oro, en la calle Benito Cobal- oscila entre los 15 y los 18 euros el metro cuadrados.

barbanza

Los bajos vacíos proliferan en Ribeira, Boiro y Noia. La elevada oferta obliga a los propietarios a ajustar precios aunque muchos se resisten. Las inmobiliarias apuntan que, en proporción, el coste del metro cuadrado está al nivel de Santiago. En los tres municipios, las áreas peatonales son las más cotizada Algunos bajos grandes de la peatonal ribeirense llegaban a los 3.000 euros, que ha tenido que reducirse.

 vilagarcía

Lejos de haber desincentivado el precio de los alquileres, la abundancia de locales vacíos en Vilagarcía no impide que las rentas sigan creciendo. El comercio está atravesando serias dificultades, porque pagar más de 700 o 800 euros complica el margen de rentabilidad de un pequeño negocio.

carballo

Los cierres son constantes, pero también hay numerosas aperturas. Hay negocios que no duran porque tienen muchos gastos, además del alquiler. Los precios son bastante caros en las calles del centro. La autopista ha puesto muy fácil ir al Marineda.

 lalín y a estrada

Las calles centrales (Principal y Joaquín Loriga) tienen numerosos bajos en alquiler, aunque hay establecimientos emblemáticos que se mantienen. Existe mayor movilidad en calles paralelas, con alquileres más asequibles. En la calle Calvo Sotelo, milla de oro del comercio estradense, hay bajos que llevan meses sin alquiler por los elevados precios.

 lugo y mariña lucense

Continúa con arrendamientos de locales comerciales por debajo de la media gallega y, un gran número vacíos en venta o alquiler. El centro comercial Abella es un fantasma. Tiene 60 locales, pero no hay tiendas y ni los cines están operativos. En A Milagrosa, uno de los principales barrios del comercio el 50 % de los locales están vacíos. Ni la céntrica calle de la Reina se libra; y también ha habido cierres en Santo Domingo y en San Pedro. En A Mariña también hay locales vacíos en las calles más comerciales de las poblaciones con más vecinos. Pese a las campañas continuas, e impactantes algunas, como las de las esquelas. Hay más de una veintena de locales cerrados o liquidando.

Información elaborada con las aportaciones de las delegaciones de La Voz

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La inflación mantiene aún miles de bajos sin explotar en Galicia