Los Veintiocho votarán este viernes la candidatura de la gallega Nadia Calviño para dirigir el FMI

Tendrán que elegir entre la ministra de Economía y otros tres aspirantes, a los que se podría añadir un nuevo nombre propuesto por el Reino Unido. El candidato portugués, Mario Centeno, anunció que se retira del proceso para «contribuir al consenso»

La ministra de Economía, Nadia Calviño
La ministra de Economía, Nadia Calviño

Bruselas / Colpisa

Ese «sin consenso suficiente» que tanto incomoda en la UE cuando se trata de hacer frente común, se ha vuelto a revelar como el principal problema para dar pleno respaldo al candidato a sustituir a Christine Lagarde al frente del Fondo Monetario Internacional (FMI). El proceso, coordinado por el ministro de Economía y Finanzas galo, Bruno Le Maire, debió haber concluido el miércoles, pero este jueves aún se apuraban los contactos entre las capitales. Aunque ya no habrá más plazo. Le Maire y sus colegas acordaron durante una multiconferencia telefónica celebrada por la tarde que de mañana no pasa. Este viernes tendrán que dar con el nombre idóneo de una lista de candidatos que está sobre la mesa desde hace semanas (entre los que se encuentra la ministra de Economía en funciones, la gallega Nadia Calviño). El proceso se desatascará mediante una votación en la que el elegido tendrá que salir reforzado con una mayoría cualificada.

La idea es volver a hilvanar ese todos a uno con el que la UE pretende no dejar ningún flanco vulnerable a los países emergentes, que rivalizan desde hace años por arrebatar a los europeos el cargo más relevante de la organización financiera con sede en Washington. Así que la fórmula del sufragio, que se arbitraría este viernes por la mañana, es la salida más rápida. De paso estira un puñado de horas el plazo para presentar nuevos candidatos, aunque sea ya contrarreloj. Una opción pensada, fundamentalmente, para el Reino Unido.

Hasta ahora, el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, se perfilaba como el candidato de los británicos, pero esta semana era descartado por medios como The Guardian. No habría superado la criba. Una circunstancia que, unida al interés renovado de George Osborne por postularse para el cargo, confluirían en favor de ese mayor margen concedido por París para contentar a Londres.

Desde Lisboa, el candidato portugués renunciaba a última hora de la tarde de este jueves. Mario Centeno, ministro de Finanzas de Portugal y presidente del Eurogrupo, anunciaba que daba un paso atrás. «Al encontrar un candidato para dirigir el FMI, como en otras decisiones de la UE, debemos luchar por una posición común. Quiero ayudar a encontrar ese consenso y, por ello, no participaré en esta etapa del proceso», escribió Centeno en su perfil oficial de Twitter, en alusión a la votación de este viernes.

El portugués añadió que se mantiene «disponible para trabajar hacia una solución que sea aceptable para todos».

El proceso corre el riesgo de enquistarse. Más aún después de que el país coordinador haya tenido que salir en las últimas horas a desmentir informaciones peridísticas que habían causado malestar en Madrid o Lisboa. «Aunque algunos candidatos reúnen más apoyos que otros, aún no hay un consenso total», incidían fuentes diplomáticas galas este jueves después de medios especializados como el Financial Times o Bloomberg, citando fuentes diplomáticas, asegurasen que tanto Calviño como el propio Centeno se habían quedado sin opciones. Aunque las informaciones de ambos medios sí permiten advertir que ni la ministra en funciones -esa situación de interinidad juega especialmente en su contra- ni el presidente del Eurogrupo ocupan (u ocupaban) las posiciones de cabeza en la lista de aspirantes. Más posibilidades tendrían el exministro de finanzas holandés Jeroen Dijsselbloem; la número dos del Banco Mundial, Kristalina Georgieva (Bulgaria); y Olli Rehn, jefe del banco central de Finlandia. Eso ayer, a la espera de que los británicos dieran el paso (si lo dan) de empujar a uno de los suyos.

También estuvo Draghi

Tras la marcha de Lagarde, que ocupará el despacho de Mario Draghi en el Banco Central Europeo (BCE) el próximo 1 de noviembre, varios gobiernos presentaron candidatos a relevar a la francesa. Incluso el propio Draghi llegó a figurar en las quinielas. Pero el italiano no cumple con el requisito de edad. Tiene 71 años y el límite que se establece para el director gerente del FMI está en los 65.

Aunque por un margen mucho menor, también se encontraría en esa situación la búlgara Georgieva, principal apuesta de los franceses. El 13 de agosto cumplirá 66. Mientras, Holanda presiona con Dijsselbloem, quien siendo presidente del Eurogrupo en el 2013 lanzó aquello de que el sur se gastaba el dinero en «alcohol y mujeres». Algo que España o Portugal aún le tienen en cuenta. Olli Rehn, que cierra la terna de favoritos, contaría con el apoyo de los países del norte.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los Veintiocho votarán este viernes la candidatura de la gallega Nadia Calviño para dirigir el FMI