Cae a mínimos el número de hogares que no llegan a fin de mes

Pese a la recuperación, las familias gallegas tienen que hacer cada vez más ajustes para cuadrar los números


La mejoría económica y la favorable evolución del empleo han situado el número de hogares gallegos que llegan con alguna dificultad a final de mes en el nivel más bajo de la serie, iniciada en el 2010, según la última encuesta coyuntural elaborada por el Instituto Galego de Estatística (IGE). En concreto, en el segundo trimestre del año, el porcentaje se situó en el 34,5 %, nueve puntos por debajo del registrado a finales de marzo. Por el contrario, la proporción de familias que llega con facilidad o mucha facilidad a finales de mes aumentó hasta alcanzar el 65,5 %. Es también el mejor resultado desde que empezó a divulgarse la encuesta, en el 2010, cuando ya se sentían con dureza los zarpazos de la crisis económica.

Los datos difundidos por el IGE apuntan en la misma línea que los publicados por el instituto estatal la pasada semana, y que ya situaban a la comunidad gallega como una de las autonomías en las que hay una menor proporción de hogares en dificultades económicas.

En paralelo, la encuesta trimestral del IGE muestra también una mejora de la confianza de los consumidores gallegos. El indicador que la mide -el ICC- ha mejorado cuatro puntos en relación con el primer trimestre del año, al pasar del -12 al -7,9. En esta variable se mide la situación financiera personal, que alcanza por vez primera valores positivos; y la capacidad de ahorro y la perspectiva sobre la evolución económica y del mercado de trabajo.

Precariedad y sombras

Con todo, de la letra pequeña de la encuesta se extrae que falta todavía mucho para que la recuperación económica llegue a todas las capas sociales, y muestra cómo en un contexto de crecimiento hay otras variables que, lejos de mejorar, empeoran. Algo que tiene que ver, en gran medida, con la devaluación salarial del mercado de trabajo, todavía vigente, y con el tipo de nuevos ocupados que se generan, muchos en precario. Por ejemplo, en el último año, ha subido ligeramente el porcentaje de hogares que tienen algún tipo de retraso en el pago de recibos de obligado cumplimiento, que pasa del 4,16 al 4,25 %. En estas facturas se incluyen la hipoteca, el alquiler, el agua y la luz, entre otras.

En el mismo período, también sube la proporción de familias que buscan ahorrar en la cesta de la compra con productos de oferta y de marcas blancas -que pasa del 10, 7 al 15,4 %-, y el número de las que reciben ayuda de parientes y amigos (del 5,8 al 6,8). También crece el número de hogares que, salvo en la alimentación, deciden recortar otros gastos comunes, como ropa, calzado y transporte. Algo que hace un año hacían el 7,9 % de ellos y que ahora, según el IGE, llevan a cabo el 13,1 %. Todo ello, en un contexto de crecimiento de la economía y de aumento del empleo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cae a mínimos el número de hogares que no llegan a fin de mes