Si la declaración le sale a ingresar y quiere domiciliar el pago, este miércoles es el último día

La domiciliación es el requisito para poder fraccionar la cuota pendiente


Redacción / La Voz

Si son de los que dejan la declaración de la renta para el último minuto, el de este mañana es uno de los días que debería tener marcados en rojo en el calendario. Porque este miércoles, 26 de junio, acaba el plazo para presentar la autoliquidación del IRPF del año pasado si esta le sale a ingresar y quiere domiciliar el pago en su cuenta bancaria.

Además, la domiciliación es requisito imprescindible para poder fraccionar la deuda pendiente con el fisco en dos plazos: un 60 % del importe en el momento de presentar la declaración y el 40 % restante que habría que abonar como muy tarde el 5 de noviembre. En cualquier caso, desde el fisco recuerdan que la domiciliación permite una gran flexibilidad al contribuyente, ya que se puede pagar por el banco solo uno de los dos plazos. Además, también se pueden modificar las opciones elegidas previamente: ya sea anulando las dos domiciliaciones e ingresando en un único plazo o solo la del segundo pago.

En caso de que el contribuyente no quiera hacer el pago a través de su cuenta bancaria, el plazo general para presentar la declaración (ya sea a devolver o a ingresar) seguirá abierto hasta el próximo lunes, 1 de julio (un día más tarde de lo que es habitual, al coincidir el 30 de junio en domingo). En este caso, el contribuyente al que le salga a pagar podrá obtener un documento con el que, una vez impreso, podrá efectuar personalmente el ingreso de la cuota pendiente en las entidades colaboradoras.

Si quiere solicitar atención telefónica o en oficina, tenga en cuenta que el viernes es el último día para pedir cita previa.

Renta 2018: Guía para no perderse con la declaración de la renta

Gabriel Lemos
;
Lo que necesitas saber de la renta en dos minutos ¿Cuándo comienza el plazo para presentar la declaración? ¿Puedo presentarla por Internet antes? ¿Cuándo puedo ir a una oficina?

Este martes, 2 de abril, comienza el plazo para hacer la declaración, que se podrá presentar hasta el 1 de julio. Todas las fechas y las claves para evitar errores y ajustar el resultado

Ha llegado el día. Este martes abre oficialmente el plazo para presentar la declaración de la renta, correspondiente al ejercicio 2018. Estas son las claves que hay que tener en cuenta a la hora de ajustar cuentas con Hacienda. 

El calendario

Desde el 2 de abril al 1 de julio. A partir de la medianoche del lunes (e incluso antes, ya que el servicio suele estar disponible con unas horas de antelación), los contribuyentes más ansiosos podrán empezar a descargar sus borradores y, si todo está correcto, a confirmarlos. Pero no hay que dejarse llevar por las prisas, ya que hay tres meses por delante para presentar la declaración de la renta. En concreto, el plazo estará abierto hasta el lunes 1 de julio, con una salvedad: si la declaración le sale a ingresar y quiere domiciliar el pago, deberá realizar el trámite como muy tarde el 26 de junio.  

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Si la declaración le sale a ingresar y quiere domiciliar el pago, este miércoles es el último día