Las gasolineras antisistema despegan en Galicia

Aún son minoría, pero las estaciones de servicio independientes comen terreno a las grandes poco a poco: 15 de las 17 que abrieron en el 2018 en Galicia son de ese tipo


redacción / la voz

El movimiento antisistema se va imponiendo poco a poco en los negocios más próximos al bolsillo de los consumidores, como el suministro eléctrico y los servicios de telecomunicaciones. Las pequeñas comercializadoras de electricidad y los operadores virtuales van arañando cuota de mercado a los grandes imperios pasito a pasito. Está ocurriendo también en el sector de los hidrocarburos, en el que las marcas independientes le comen el terreno a las petroleras principales. En todos los casos, aún son minoría, pero avanzan ejercicio tras ejercicio sin descanso.

En Galicia abrieron el año pasado 17 estaciones de servicio, según datos proporcionados por la Consellería de Industria. De ellas, 15 son independientes, lucen carteles de nombres con los que los consumidores todavía no están familiarizados, y solo dos de las nuevas llevan los más conocidos del mercado: Repsol y Cepsa. Estos grandes operadores tienen limitado su crecimiento por provincias tras la última modificación de la ley de hidrocarburos, del 2015: no pueden superar el 30 % de cuota de mercado para que realmente haya competencia.

En el 2017 se estrenaron en el negocio de los carburantes en Galicia otras 15 instalaciones independientes, con las que ya había 170 gasolineras compitiendo con las grandes marcas. Suponían el 24 % de las 714 que había entonces. Aunque en el 2018 abrieron las 17 anotadas por la consellería, la cifra total solo ha aumentado en tres (a 31 de diciembre del 2018 había 717), lo cual implica que cerraron once estaciones de servicio.

Fuentes de la consellería explicaron que, de momento, resulta imposible saber cuántas de las 15 nuevas no abanderadas por las grandes marcas son automáticas (o fantasmas, como las conocen sus múltiples detractores). Hace un año había once.

Es un nuevo modelo de negocio que se está imponiendo en toda España, pese a las trabas iniciales que quisieron imponerles varias comunidades autónomas (Galicia, no), legislando para intentar prohibirlas. Pero tanto los tribunales como la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) derribaron todos esos muros, pues el sector está liberalizado y si esos negocios 100 % desatendidos reúnen los requisitos legales de seguridad no se pueden evitar.

La Xunta lleva años intentando facilitar la implantación de ese nuevo modelo de estaciones de servicio -en general, de todas las que sean independientes- como fórmula para intentar abaratar los precios de venta al público. Hasta diciembre, Galicia era la comunidad más cara para repostar, pero desde entonces está en la mitad de la tabla nacional, pero gracias a la unificación fiscal del tramo autonómico del impuesto especial de hidrocarburos, fijado por el Gobierno central en el tipo máximo: 4,8 céntimos por litro.

Dos modelos en liza

En toda España, a 31 de diciembre del 2018 había 11.609 gasolineras, 114 más que el año anterior. Pero, según datos de la memoria del sector publicada por la Asociación de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), que agrupa a las compañías tradicionales, los dos modelos de negocio que pugnan en el mercado de los carburantes vivieron una evolución desigual. Así, los mayoristas de toda la vida, asociados o no a la patronal, anotaron 59 gasolineras menos el año pasado, mientras que el resto de marcas sumaron 161; los híper, siete y las cooperativas, cinco.

Aún así, las estaciones de los grandes mayoristas más que duplican en número a las otras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Las gasolineras antisistema despegan en Galicia