El boicot al cava catalán hunde la producción un 12 %

El presidente de la Denominación de Origen Cava se decantó por el término «turbulencias» para explicar la disminución de ventas a finales del 2017

Botellas de cava catalán en un supermercado de Carballo, en una imagen de archivo
Botellas de cava catalán en un supermercado de Carballo, en una imagen de archivo

Redacción

La producción de cava en España bajó un 12,1% en el 2018 al acumular los efectos de la caída de ventas de la campaña de Navidad del 2017, en la que había unas expectativas de venta mayores que hicieron que se produjera más y luego se acumulara stock al no cumplirse.

Lo ha dicho este martes el presidente de la Denominación de Origen Cava (D.O. Cava), Javier Pagés, acompañado por el director general de Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, José Miguel Herrero, y el director del Institut Català de la Vinya i el Vi (Incavi), Salvador Puig. Preguntado por las causas de esta disminución, Pagés no ha querido utilizar el término boicot, como recoge Europa Press, y ha preferido el de «turbulencias» para explicar la disminución de ventas a finales del 2017 y la incidencia que ha tenido en la evolución de la producción de cava en el mercado nacional durante el año pasado: «Yo la palabra boicot la evito».

Pagés ha remarcado que, pese a que puede parecer una «caída importante» la del 12,1% en expediciones -productos acabados por las bodegas-, los datos del consumo de cava en España muestran que en el 2018 no disminuyó sino que creció: tanto en volumen como en valor, con un aumento del 0,3% y 2,9%, respectivamente.

Ha señalado que esta tendencia se «confirma» con los datos de producción de cava registrados para el primer trimestre de 2019, con una subida del 33,4% para el mercado interior y del 0,8% para el mercado exterior.

La D.O. Cava produjo un total de 244 millones de botellas en el 2018 (siendo el mejor cuarto año registrado), un 3,2 % menos respecto al año anterior, por un valor de 1.146,8 millones de euros (0,2 % menos), y exportó 165 millones de botellas, un 1,8 % más respecto al año pasado y con un valor un 4,3 % superior.

Exportaciones

Bélgica y Alemania, seguidos de Estados Unidos y Reino Unido, son los cuatro principales países en los que se vende el cava, y Pagés ha destacado, como informa Europa Press, que la contribución del mercado exterior ha crecido un 25 % desde el 2009, cuando se vendieron 131 millones de botellas.

Alemania, Estados Unidos y Francia son mercados en crecimiento, mientras que Reino Unido y Bélgica son mercados maduros en decrecimiento; y países menos relevantes pero con altos ritmos de expansión son Suecia, Rusia y Polonia.

Las exportaciones supusieron el 67,5 % de la producción total de cava y las ventas en España fueron el 32,5 %.

«Premiunizar» el cava

Pagés ha remarcado que el cava cada vez se vende más caro y se está «premiunizando», como ha señalado que se puede observar en el aumento de valor tanto en el mercado español como en el exterior. «Se está valorizando el cava», según Pagés, y ha indicado que en el mercado español es donde los productos premium están más desarrollados y representan un 25 % del total, mientras que en el mercado exterior es del 7 %.

Plan estratégico

Pagés ha presentado un plan estratégico para la D.O. Cava con el fin de «seducir al consumidor» y afrontar los retos de futuro, y que está basado en los ejes de segmentación y zonificación -la primera actuación prevista para el tercer trimestre del 2019 y la segunda para finales del 2020-, garantía y promoción.

La segmentación consistirá en valorizar el producto, diferenciar sus características y reconocer la diversidad a través de una «diferenciación clara» de los productos de más calidad respecto al resto, mientras que la zonificación buscará dar valor a los diferentes cavas dependiendo de su territorio de origen con la delimitación de zonas y subzonas.

El eje de la garantía pondrá el foco en asegurar el control de la regulación y la competencia leal entre los diferentes productores, además de preservar la sostenibilidad del territorio y una producción en equilibrio con la demanda, para lo que Pagés ha señalado que se requiere el apoyo de la Administración central.

Por último, la promoción buscará prestigiar el cava y potenciar su consumo a nivel nacional e internacional con un plan de comunicación y promoción y una estrategia de marca en la que se fije el valor fundamental del cava, tanto para el consumidor como en el panorama mundial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

El boicot al cava catalán hunde la producción un 12 %