El absentismo se dispara: tantas faltas como si 753.000 personas no fueran a trabajar en todo el año

En el 2018 se dejaron de cumplir 87 horas por asalariado, 91 en el caso de Galicia, equivalentes a 12 jornadas de trabajo


redacción / la voz

¿Se han relajado en sus obligaciones los trabajadores españoles? El último informe sobre absentismo laboral realizado por Adecco rompe un techo. Concretamente, el del 2009, que detentaba hasta ahora el récord de horas perdidas. Durante el 2018 se dejaron de cumplir 87 por asalariado, el equivalente a más de 750.000 trabajadores sin pisar la oficina ni un solo día del año, 52.000 más que en el 2017.

El escenario de recuperación económica en el que se producen estas cifras no es baladí. Los indicadores están estrechamente relacionados con variables como el PIB y el empleo. A vacas flacas, pocas bajas, podríamos decir. Y al contrario. Desde la salida de la crisis, allá por el 2013, los números del fenómeno del absentismo han empeorado, con un importante repunte en los dos últimos ejercicios.

En total, a lo largo del 2018 se produjeron 5.200.000 procesos de incapacidad temporal por contingencias comunes (o sea, por enfermedades comunes o accidentes no laborales), un 12,7 % más que el año anterior. Sin embargo, la población media protegida solo se incrementó un 3,4 %.

Ausencias o abandonos del puesto de trabajo que se trasladan directamente al estado de salud de las arcas públicas y de las cajas de las compañías. Adecco ha sacado la calculadora para saber cuánto cuestan: la friolera de 85.140 millones, resultado de sumar prestaciones económicas, coste directo para las empresas, y bienes y servicios que se dejan de producir y prestar por este motivo. Cada mes del pasado año se perdieron 1.350 millones por más de cien millones de horas de trabajo sin realizar. Al final del ejercicio hubo que pagar una media de 344 euros por empleado

Radiografía del absentismo

El grueso de las bajas, un 85,5 %, se derivan de enfermedades comunes (tan solo un 14,5 % tienen que ver con dolencias o accidentes profesionales). En la lista de motivos que inciden en el absentismo también figuran, aunque en mucha menor medida, la conciliación, los problemas familiares, el mal ambiente de trabajo y la conflictividad laboral, el estudio o la búsqueda de un nuevo empleo y dos circunstancias: el efecto puente y el efecto lunes (es el día de la semana en el que se producen más bajas). Ellas se cogen más bajas que ellos en el apartado de riesgos comunes, un 37 % frente a un 26,5 %, y también protagonizan las bajas superiores a noventa días. Las de larga duración se han disparado (han experimentado un incremento del 20 % en la última década). A mayor edad de la población trabajadora mayor duración de la baja.

Sin embargo, a empleados más jóvenes más procesos. En cuestiones de absentismo, el tamaño importa. Así, cuanto más pequeña es la empresa menos bajas por contingencias comunes se producen. En aquellas que no superan la decena de trabajadores se registran un 62,8 % menos de ausencias que en compañías con más de 250 empleados. Por sectores, la industria se lleva la palma, mientras que la construcción es la actividad con la tasa más baja. 

En Galicia

En Galicia cada empleado dejó de hacer una media de 91 horas, entre once y doce jornadas de trabajo. Lejos de las 125 del País Vasco, pero más del doble de las horas de absentismo que registró Baleares. Solo dos comunidades, Cantabria y Cataluña, se libran de la tendencia al alza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El absentismo se dispara: tantas faltas como si 753.000 personas no fueran a trabajar en todo el año