Alcoa, entre suizos y alemanes anda el juego

Parter quiere A Coruña, y Quantum, Avilés, con la vista puesta en el precio eléctrico, clave para la venta


A Coruña / La Voz

Los planes para encontrar un comprador a las plantas de Alcoa en A Coruña y Avilés se van concretando al tiempo que se reduce el número de empresas interesadas que cumplan con los requisitos de mantener el empleo y la actividad industrial, es decir, seguir con la producción de aluminio primario.

Sobre la mesa hay una oferta vinculante que serviría para salvar la fábrica de A Coruña y también la de Avilés. Es la presentada por la firma suiza Parter Capital Group. Es la única que incluye las dos plantas. Y otra de la alemana Quantum, pero esta última solo ha mostrado de momento interés por las instalaciones asturianas. Con todo, directivos de la empresa germana visitaron este viernes la factoría coruñesa del polígono de A Grela, acompañados por el presidente de Alcoa España, Rubén Bartolomé. La firma germana se está pensando si ampliar o no su oferta para incluir la planta de A Coruña, por donde pasaron también representantes de otras compañías.

Además, miembros del comité de empresa en la ciudad herculina se reunieron hoy con directivos de la firma en Madrid en la mesa de seguimiento del ERE en marcha. Ese expediente de regulación aporta una presión extra a los trabajadores para que se aclare ya cuál va a ser el futuro de las factorías. «Acábasenos o tempo», dijo Miguel Conde, representante del comité.

Alcoa, la actual propietaria, se comprometió a mantener el empleo en las fábricas hasta el día 30 de junio, echando el cierre entonces si no aparece un comprador. Industriales interesados sí han aparecido, pero todos insisten en la misma condición: es necesario, antes de firmar ninguna operación, que el Gobierno apruebe un marco tarifario reducido y estable para las industrias grandes consumidoras de electricidad. Con los precios actuales no serían competitivos.

En esa urgencia insistió este viernes el conselleiro de Industria, Francisco Conde, quien ofreció su máxima colaboración para que la operación de mantenimiento de las fábricas fructifique. «Toca deixar traballar as partes», dijo, pero recordó que el precio eléctrico «xoga un papel determinante» en la ecuación. Si no hay tarifa eléctrica especial, no habrá salvación para las plantas.

Eso mismo recordarán mañana sábado los trabajadores de Alcoa, Ferroatlántica y Celsa Atlantic -todas ellas industrias electrointensivas- que se manifestarán en A Coruña, saliendo a las doce de la mañana de la plaza de la Palloza para acabar frente a la Delegación del Gobierno. Miguel Conde recuerda que el pasado 15 de enero el presidente Sánchez se comprometió a mantener la actividad de las fábricas y actuar en el mercado eléctrico, sin que hasta el momento se haya concretado ningún cambio en este último. Sin esas nuevas tarifas, indica Miguel Conde, no hay futuro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Alcoa, entre suizos y alemanes anda el juego