Gigante del ladrillo y ahora del almacén

Blackstone firma la mayor compra inmobiliaria de la historia: 16.725 millones de euros


redacción / la voz

A mediados de los ochenta salió al mercado como una simple consultoría de empresas y apenas una década después se produjo la eclosión del que hoy se considera el mayor fondo inmobiliario del mundo: Blackstone. La sociedad estadounidense acaba de firmar la mayor compra de ladrillo y suelo de la historia: 16.725 millones de euros pagará por la cartera de activos logísticos urbanos que tiene en Estados Unidos la compañía GLP, de Singapur. La operación supondrá la incorporación de 16,6 millones de metros cuadrados, que incluyen más de 1.300 almacenes industriales.

La sociedad de inversión neoyorquina, fundada en 1985 por Stephen Schwarzman y Peter Peterson -con experiencia previa en Lehman Brothers-, quiere ser también el mayor casero del planeta en el negocio de la logística. Después de convertirse en un gigante del ladrillo en EE.UU. y Europa, los dueños de Blackstone saben bien que la demanda procede ahora sobre todo del comercio electrónico, un segmento que crece a doble dígito cada año y que necesita engullir metros cuadrados para hacerse más grande. Solo con la operación que acaba de cerrar, duplicará su presencia en el sector logístico industrial de EE. UU.

La factura de la compra se reparte, según informó la sociedad con sede en Nueva York, entre varias de las filiales de Blackstone. El fondo BREP pagará 11.985 millones de euros por 10,7 millones de metros cuadrado destinados a almacenes, mientras que la socimi Blackstone Real Estate Income Trust abonará casi 5.000 millones por 5,9 millones de metros cuadrados.

El sector inmobiliario español conoce bien a esta gestora de fondos estadounidense. Hasta el punto de que en poco más de seis años se ha hecho con el dominio del mercado del ladrillo en nuestro país. Llegó en el 2013 para cerrar la compra de viviendas sociales con el Ayuntamiento de Madrid, entonces muy necesitado de liquidez. La operación no estuvo exenta de polémica por las consecuencias que la transacción originaría sobre los inquilinos.

Pero, sin duda, el golpe de efecto de mayor impacto se produjo cuando Blackstone incorporó a su cartera más de la mitad (51 %) del paquete de ladrillo tóxico del Banco Popular. Suelo, viviendas y locales de la entidad bancaria adquirida por el Santander convirtieron al fondo norteamericano en la mayor inmobiliaria privada de España.  

Un apetito voraz

El apetito inversor de la gestora no terminaría ahí. El segmento hotelero le resultaba especialmente atractivo. Así que hace un año lanzó una opa sobre la socimi Hispania, uno de los grandes del sector hotelero español, por la que pagó 2.000 millones de euros, una operación que se sumaría a la adquisición de la filial de hoteles HI Partners por 630 millones a Banco Sabadell. También mostró sus cartas para hacerse con el 29,5 % de la cadena de hoteles NH, que está en manos de la china HNA, pero no fructificó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Gigante del ladrillo y ahora del almacén