Larga vida a un icono textil de la «Galicia Fashion»

La icónica firma de moda coruñesa logra cumplir el medio siglo


redacción / la voz

Caramelo sigue viva, y esa es la gran noticia. Fundada en 1969 por José Antonio Caramelo y Luis Gestal en A Coruña, echó a andar como fabricante de prendas impermeables -las emblemáticas gabardinas de la firma Antilluvia-, y poco después lanzó sus propias marcas de moda: Tommy Harrods, de pantalones; Chelton, de cazadoras, y Yale, de camisas. La marca Caramelo como tal se creó en 1984.

 Al calor de la bonanza económica y de los apoyos institucionales, vivió una época dorada, con protagonistas como Gene Cabaleiro, Florentino, Verino o Adolfo Domínguez. Apostó por las compras para crecer y, en el 2005, tomó el control de Antonio Pernas para ganar impulso. Por entonces, la firma copaba más del 60 % del comercio de moda en España, que pedía más. Y Caramelo comenzó a externalizar parte de su producción a talleres de Galicia y Portugal, y a zonas más lejanas, como Hong Kong. Pero cuando la crisis contrajo las ventas, todo empezó a venirse abajo. En junio del 2007, Caramelo anunció que Inveravante (el brazo inversor de Manuel Jove) y Sodiga se habían hecho con el 45,2 % del capital. Inveravante llegó a controlar el 92,5 %. A lo largo de los siguientes diez años, la empresa ejecutó varios ERE y finalmente en el 2013 entró en concurso de acreedores. En el 2016, en liquidación.

La última tienda de Caramelo cerró sus puertas en la primavera del 2017 en A Coruña, dando por finiquitada una larga trayectoria. En sus mejores momentos a más de 1.000 personas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Larga vida a un icono textil de la «Galicia Fashion»