El piso ganga al que la Xunta no le encuentra comprador

Tras tres subastas frustradas, Facenda acepta ofertas por un inmueble en el barrio ferrolano de Caranza


Redacción / La Voz

No es lo habitual, porque a la hora de heredar siempre salen familiares hasta debajo de las piedras, pero hay casos en los que, por ausencia de parientes, o porque estos se desentienden del legado, este acaba gestionado por la Administración, que debe destinar los fondos que obtenga a fines sociales o culturales.

Aunque, a veces, el regalo sale envenenado. Que se lo pregunten si no a los técnicos de la Consellería de Facenda, que desde hace más de dos años intentan, sin éxito, encontrar comprador para una vivienda que recibió dentro de una de esas herencias. Se trata, en concreto, de un piso en el barrio ferrolano de Caranza, que el año pasado salió tres veces a subasta. En las tres la puja quedó desierta. Y eso a pesar de que, en la última, el precio de salida era de solo 30.533 euros.

En la Xunta no entienden el desinterés por el inmueble. Se trata de un undécimo, con tres habitaciones, cocina, salón, un baño completo, un aseo, vestíbulo y terraza. En total, 72 metros cuadrados útiles con vistas a la ría ferrolana. Y, lo que igual es más importante, sin cargas.

El único debe, la necesidad de alguna reforma (principalmente en la cocina, más antigua), aunque desde Facenda apuntan que el piso es perfectamente habitable sin obra alguna. Por eso no entienden los problemas que se están encontrando para venderlo, nunca les había sucedido con un inmueble de estas características.

Por eso, como último intento, tras declarar desierta en febrero la tercera subasta, la consellería abrió un plazo de tres meses para que cualquier persona pueda presentar una oferta por el inmueble, que debe superar, eso sí, los 18.649,05 euros. ¿Es un precio competitivo? Como todo en el mercado inmobiliario, es subjetivo, aunque de los 140 resultados que arroja una búsqueda de pisos en Caranza en la web de Idealista, solo hay uno por debajo de esa cifra.

Esos tres meses terminan el próximo lunes 27, y de momento nadie ha tomado la iniciativa. Si en estos pocos días que quedan aparece algún interesado, la oferta más alta de las que se presenten será la que sirva de precio base para una cuarta subasta pública, en la que se decidiría quién se queda finalmente con la vivienda. El único requisito para los que quieran pujar por ella (y no es poco) es anticipar un 25 % del importe de la oferta, que luego se devuelve a todos aquellos que no hayan resultado adjudicatarios.

Si alguien está interesado y quiere recabar más información o incluso concertar una visita (si el plazo lo permite), puede ponerse en contacto con la consellería en el teléfono 981.544.151.

¿Y si no aparece ninguna oferta de aquí al lunes? En ese caso, aseguran desde la Xunta que se desistiría del actual proceso de venta y se iniciaría otro, es posible que con alguna rebaja en el precio mínimo de venta.

Los vaivenes legales vacían la bolsa de pisos de alquiler en las ciudades gallegas

Gabriel lemos

Solo hay 2.500 viviendas en el mercado y las inmobiliarias trabajan con lista de espera

Aunque el Gobierno consiguió sacar adelante al segundo intento su decreto del alquiler, apuntándose un tanto político pocos días antes del inicio de la campaña, la nueva normativa no ha tenido un efecto balsámico en el sector. Y es que, antes que contribuir a pinchar la burbuja, la inestabilidad jurídica creada (con tres normativas diferentes en apenas tres meses) ha provocado una contracción de la oferta y la consiguiente subida de precios.

«Los propietarios particulares están confundidos, hay temor a alquilar», explicó este lunes el presidente de la Asociación de Expertos Inmobiliarios (APEI), Óscar Martínez. Una valoración que secunda Benito Iglesias, su homólogo en la patronal gallega de inmobiliarias, Fegein, que ya hace una semanas, antes de la votación del decreto, había avanzado que muchos arrendadores estaban retirando temporalmente sus pisos del mercado a la espera de que se aclarara el marco legal. Las cifras que manejan así lo avalan. En las siete grandes ciudades gallegas hay actualmente unos 2.500 pisos disponibles para arrendar, mil menos de los que había hace un año, según las cifras facilitadas por las empresas asociadas a Fegein.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

El piso ganga al que la Xunta no le encuentra comprador