Bruselas ve un agujero de 3.625 millones en las cuentas españolas

La Comisión Europea apunta que la subida del salario mínimo ralentizará la creación de empleo


Bruselas / Corresponsal

Las cuentas no salen. La tonadilla se repite una vez más en Bruselas. La Comisión Europea ha confirmado esta mañana un secreto a voces: que el gobierno español ha vuelto a sobreestimar sus esfuerzos por mantener a raya el déficit. El equipo del comisario de Economía, Pierre Moscovici, ha encontrado un agujero de 3.625 millones de euros en los presupuestos prorrogados del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Eso sí, el déficit español está bajo control. España saldrá este año del procedimiento de déficit excesivo y lo hará cerrando el año con un -2,3 %, tres décimas por encima de lo estimado por la Moncloa. En el 2020, esa cifra descenderá al -2 %. Solo Francia (-3,1 %), Italia (-2,5 %) y Rumanía (-3,5 %) registrarán un mayor desequilibrio entre ingresos y gastos este año.

El francés es consciente de que al Gobierno de Sánchez no le ha quedado otra opción que prorrogar los presupuestos del 2018, después de que el parlamento español echase por tierra los del 2019 el pasado mes de febrero. Pero pasando la lupa a los documentos, la Comisión ha detectado una relajación en los esfuerzos por equilibrar las cuentas. Considera que las medidas para aumentar los ingresos (subida del IRPF a rentas más altas, tasa digital, tasa a transacciones financieras, aumento del impuesto de sociedades y patrimonio) difícilmente podrán compensar el gasto generoso en partidas como las pensiones, ahora también indexadas al IPC, en políticas sociales y el incremento del salario de trabajadores públicos. Otro de los factores que la Comisión Europea cree que podría engrosar el desfase presupuestario es el rescate de las autopistas. El Ejecutivo español calcula una derrama de 2.000 millones de euros, pero el sector insiste en que el impacto será mucho mayor. La factura podría ascender hasta los los 5.000 millones de euros.

A pesar de que Bruselas no se cree las cuentas del Gobierno español, les ha dado su beneplácito. La Comisión respira tranquila porque, a pesar del enfriamiento económico previsto para la segunda mitad del año, España seguirá creciendo al 2,1% este año y al 1,9 % en el 2020, por encima de la media europea. La industria de la automoción se recuperará y las exportaciones mejorarán en el 2020 al tiempo que la demanda interna se va a ir moderando en favor del ahorro.

Desempleo a la baja

«El crecimiento del empleo ha seguido sobrepasando las expectativas», admite Bruselas. La economía española sigue mejorando su estado de salud. No solo se generan nuevos puestos de trabajo, sino que el desempleo continúa su tendencia a la baja. La cifra de parados al cierre del 2019 será del 13.5 %, aunque no bajará del 10 % hasta el 2022.

La única inquietud que alberga el equipo de Moscovoci tiene que ver con un posible freno en el ritmo de crecimiento del empleo que achaca a dos factores: La subida del salario mínimo a los 900 euros y la contención del gasto de las familias. «La creación de empleo seguirá siendo robusta, pero se moderará por la reducción de la demanda interna y el incremento del salario mínimo», rezan sus previsiones, de las que han desaparecido de un plumazo la cifra estimada de trabajos que podría dejar de crear España (70.000-80.000 empleos, frente a los más de 120.000 estimados por el Banco de España).

Bruselas mantiene las recomendaciones vigentes: esfuerzo estructural y equilibrio en las cuentas.

Funcas coincide con Bruselas

La Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas) ha elevado una décima, hasta el 2,2 %, su estimación de crecimiento del PIB para este año, igualando el del Gobierno, pero ha empeorado dos décimas, hasta el 2,3 %, el déficit, coincidiendo así con la Comisión Europea. Calcula que el paro cerrará el 2019 en el 13,8 %, por encima del cálculo comunitario.

¿Por qué España recauda 66.000 millones menos de lo que debería?

G. Lemos

Los tipos impositivos no son más bajos que la media de la UE, pero las reducciones del IVA o los módulos de los autónomos merman los ingresos

En el 2017, último ejercicio del que hay datos comparables para todos los países de la Unión Europea, España ingresó más de 402.000 millones de euros en impuestos y cotizaciones sociales. Una cifra que, pese a ser la más alta de toda la serie histórica (por encima de los años de la burbuja del ladrillo), solo supone el 34,5 % del PIB nacional, un nivel de presión fiscal claramente por debajo de la media europea (que supera el 40 %). Solo nueve países recaudan menos impuestos que España en relación al tamaño de su economía.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Bruselas ve un agujero de 3.625 millones en las cuentas españolas