Galicia aspira a iniciar la producción de energía con kiwis y matorrales en el 2020

La potencia instalada de biomasa creció en la comunidad un 30 % desde el 2014


redacción / la voz

Galicia es una comunidad abundante en residuos agrícolas y forestales a los que no se les saca ningún rendimiento energético. Como sucede con una parte de la biomasa del monte, hay restos de frutos y de vegetación que pueden servir para fabricar pellets y generar calor. Y reducir la dependencia de los combustibles fósiles con una fuente renovable. En ello está ya la comunidad, en colaboración con el norte de Portugal: investigando la composición física y química para poder hacer pastillas que alimenten una caldera de biomasa. Un estudio que se lleva a cabo con los restos del kiwi, los de la poda de la vid y también con matorrales como el toxo o la xesta.

El objetivo es terminar los ensayos este año, y que se empiece a producir energía de forma experimental en el 2020.

En el proyecto, financiado con fondos comunitarios, están el centro tecnológico de eficiencia y sostenibilidad energética Energylab, la Axencia Galega de Innovación (GAIN), la Fundación Empresa Universidad Gallega (Feuga) y el Instituto Enerxético de Galicia (Inega).

Esto, por parte gallega. Desde Portugal colaboran en la investigación el Instituto Politécnico de Viana do Castelo, el Instituto de Ciência e Inovação em Engenharia Mecânica e Engenharia Industrial, la Agência de Energia do Cávado y la Agência Regional de Energia e Ambiente do Alto Minho (AREA Alto Minho).

Desde que en Galicia se puso en marcha la estrategia de impulso a la biomasa hace cinco años, se han instalado en la comunidad 6.100 nuevas calderas, repartidas entre viviendas particulares, edificios públicos y privados, y empresas. Según los cálculos que maneja la Xunta, esto ha supuesto un ahorro económico de unos 13 millones de euros anuales. Galicia cuenta ahora con una potencia instalada de biomasa de 719 megavatios (MW), lo que supone un 30 % más que hace cinco años.

Solo en el último lustro, en la comunidad se han instalado seis mil nuevas calderas En suelo gallego hay diez industrias que se dedican a la producción de pellets y estelas, con capacidad para sacar al mercado unas 182.000 toneladas al año; a esto se suman dos empresas que fabrican 20.000 estufas y 4.000 calderas al año.

«A aposta pola biomasa ten permitido crear setecentos empregos estables en Galicia. reducir o custo enerxético nas facturas de familias, empresas e administracións, xa que estas diminúen nun 60% con respecto ao gasóleo; e producir unha mellora ambiental que repercute, tamén, na calidade de vida da sociedade. A isto hai que sumar que a biomasa actúa como dinamizadora do medio rural», explica desde la consellería dirigida por Francisco Conde.

Entre este año y el que viene, la Xunta pretende que su programa de impulso a la biomasa llegue a 2.000 nuevos benecificarios, y que la potencia instalada se incremente en 160 megavatios y el consumo aumente en unas 120.000 toneladas año. La inversión prevista con fondos autonómicos ronda los 48 millones .

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Galicia aspira a iniciar la producción de energía con kiwis y matorrales en el 2020