Bruselas y el BEI tienden la mano a los jóvenes agricultores con 1.000 millones en préstamos

El programa será gestionado por entidades finacieras que operen dentro de la UE. Su objetivo es paliar las dificultades a la hora de acceder a financiación

Imagen de archivo de un grupo de jóvenes trabajando la huerta
Imagen de archivo de un grupo de jóvenes trabajando la huerta

bruselas

La Comisión Europea y el Banco Europeo de Inversiones (BEI) han lanzado un paquete de 1.000 millones de euros en préstamos centrado específicamente en jóvenes agricultores europeos y en paliar las dificultades a las que se enfrenta este colectivo para obtener financiación, según informado ambas instituciones como recoge Europa Press.

El programa será gestionado a nivel nacional por entidades financieras y empresas de leasing que operen en el bloque comunitario. Los bancos que participen en él tendrán que igualar la cifra aportada por el BEI en cada caso y, en consecuencia, la cantidad total potencial en préstamos ascenderá a 2.000 millones de euros. Los jóvenes agricultores deberán ser la prioridad en la concesión de dichos préstamos, con el objetivo de paliar las dificultades que se encuentran para acceder a financiación. Bruselas, en concreto, ha destacado que los préstamos de este programa tendrán menores tipos de interés, periodos más largos de devolución.

Además, la Comisión Europeo ha subrayado que contarán con mayor flexibilidad para responder a la volatilidad de los precios del sector, para que los beneficiaros puedan devolver las ayudas en situaciones de dificultad.

«El acceso a la financiación es crucial y demasiadas veces es un obstáculo para los jóvenes que quieren entrar en el sector», expresó el comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, quien afirmó que apoyar a los jóvenes agricultores es una «prioridad» de cara a la futura Política Agrícola Común (PAC).

«El sector agrícola es la columna vertebral de la economía europea y tiene un papel clave que jugar no sólo en la producción de alimentos saludables, sino también en la lucha contra el cambio climático. Con esta nueva iniciativa, el BEI mira al futuro del sector y está abordando una importante laguna de mercado», apuntó el vicepresidente del BEI responsable de agricultura y bioeconomía, Andrew McDowell.

El Consejo Europeo de Jóvenes Agricultores (CEJA) celebró el lanzamiento del programa, que da respuesta a «uno de los tres grandes retos» para los jóvenes agricultores europeos, el acceso al crédito. «La iniciativa es prometedora y dará un apoyo vita a los jóvenes que quieren entrar o seguir en el sector, ha afirmado el presidente de la organización, Jannes Maes.

Los jóvenes que luchan contra la Galicia vacía

Mila Méndez
A. Manso M. Souto A. López

Ellos no se van. Son agricultores o ganaderos por vocación en un medio rural que no quieren ver desierto

En la primavera del 2016 José Antonio Balsa tenía claros sus planes. Estaba cursando segundo del ciclo superior de Ganadería y quería presentar el plan de mejora de la explotación familiar para optar a una ayuda del Programa de Desarrollo Rural (PDR). Fue la primera vez que salió en prensa en un reportaje sobre el futuro del sector. Tres años después, este joven de 22 años es cotitular de la ganadería, cuya puesta a punto es una realidad.

No hizo caso de aquellos que lo animaron a abandonar. El consejo habitual en un municipio que bien podría abanderar el éxodo de la emigración gallega en Suiza. En Ginebra, los de Tordoia cuentan con centro cultural y equipo de fútbol propios. «Foise moita xente. Non o envexo, para min é un privilexio estar aquí. Ser o meu xefe, vivir do campo. Dáme rabia cando escoito comentarios negativos como: ‘No rural, formación pouca’. Por que? Ou ‘é un traballo escravo’. É cuestión de organizarse», defiende.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Bruselas y el BEI tienden la mano a los jóvenes agricultores con 1.000 millones en préstamos