El textil gallego rompe ataduras con Portugal en busca de costes más bajos

El desvío de producción a Turquía o Marruecos reduce un 5 % las exportaciones lusas


Vigo

El consumo de moda está en un momento de cambio. Las ventas no crecen (en España caen un 2,2 %), el producto sufre una deflación generalizada, la población disminuye, los jóvenes no tienen poder adquisitivo y, ante este cóctel de incertidumbres, el textil gallego, un sector que es especialmente sensible a los costes productivos, se vuelve más conservador.

Durante el último decenio, Portugal ha sido el socio perfecto capaz de dar una ágil respuesta a los pedidos de la industria gallega, no solo en costura, sino en patronaje y logística. Pero las tarifas de la elevada profesionalización del sector luso ya no son competitivas en este nuevo contexto de crisis que atraviesa la industria de la moda y las empresas gallegas, con Inditex al frente, empiezan ya a dar el salto hacia otros países como Turquía, Marruecos o Bangladés en busca de proveedores más baratos.

Todo por el margen

Las consecuencias son ya evidentes en el país vecino en donde las exportaciones textiles a Galicia cerraron el 2018 con una caída de casi 5 %, un retroceso inédito desde la crisis del 2008.

El salario mínimo en vigor de 700 euros mensuales es menos competitivo pero, además, la escala de grados profesionales (diseño y patronaje industrial, confección, control de calidad, gestión de pedidos, logística) sitúa la nómina media del sector en los 1.100 euros, sin incluir las remuneraciones de directivos, según la ATP (Associação Têxtil e Vestuário de Portugal) que tiene su sede en Vilanova de Famalicão.

Paulo Vaz, presidente de la patronal lusa explica que la caída de las exportaciones textiles portuguesas se debe esencialmente a un cliente que tiene un peso particularmente grande: Inditex. «El grupo ha cambiado su política de compras por razones que tienen que ver con los cambios que está tratando de imprimir a su modelo de negocio», asegura. En opinión de Vaz, «Inditex nunca abandonará del todo Portugal, porque necesitará la proximidad de la producción y un conjunto de factores que le traen a este país, en particular, el diseño y desarrollo de materiales y la velocidad de respuesta. Pero la dimensión e intensidad que tenía en el pasado se va a restringir por cuestiones de precio».

El máximo responsable del textil luso afirma que el sector gallego está buscando claramente margen, «y en esta búsqueda opta por quien produce más barato, lo que ha desviado los pedidos que se hacían a Portugal a otros mercados de proximidad, como Marruecos o Turquía», afirma.

Y las consecuencias se ven también en estos países. Por ejemplo, Turquía, que ha entrado en recesión técnica, disparó el año pasado sus exportaciones de artículos textiles y de moda a Europa apoyándose sobre todo en la devaluación de la divisa local. Ahora, en el nuevo escenario de recesión, todo indica que la situación persistirá.

Marruecos, por su parte, es, junto a Turquía, el único proveedor que escala posiciones en el ránking de las importaciones españolas de moda.

Bimba y Lola paraliza la nueva planta de 21.000 metros que iba a levantar en Nigrán 

m. s. d.

Hace un año, Bimba y Lola estaba a punto de dar entrada en el capital al fondo de inversión Permira y necesitaba suelo para crecer. Lo buscó en Portugal y a punto estuvo de comprar una parcela en Valença, pero tras la mediación de la Xunta, optó por localizar la que iba a ser su nueva sede en el polígono de Porto do Molle, en Nigrán (Pontevedra), que es titularidad del Consorcio de la Zona Franca de Vigo.

La negociación con Permira se rompió, y el grupo vigués lanzó un nuevo plan estratégico en el que la nueva infraestructura dejó de ser una prioridad. Tal es así, que el proyecto está ya fuera de la mesa, mientras la empresa busca otros activos inmobiliarios para instalarse en el centro de Vigo, entre ellos, la antigua sede del edificio de servicios informáticos de Abanca.

Actualmente, las oficinas centrales de la compañía se encuentran en el municipio pontevedrés de Mos, y las instalaciones logísticas en el parque tecnológico de Valladares, también en Vigo.

La firma que dirigen las hermanas Uxía y María Domínguez, firmó en el 2017 una opción de compra de seis parcelas de 21.000 metros cuadrados por 1,7 millones de euros, con el objetivo de hacer efectivo el traslado en el 2020. Si para entonces el proyecto sigue paralizado, Bimba y Lola perdería los 500.000 euros que depositó como fianza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El textil gallego rompe ataduras con Portugal en busca de costes más bajos